Ramón Cruz

Tribuna Invitada

Por Ramón Cruz
💬 0

Obsoletos en la era de Facebook

¿Qué tienen en común los caucus eleccionarios de los Estados Unidos, las armas de fuego y los municipios en Puerto Rico? Prácticamente nada, a excepción de que son entidades obsoletas, creadas en una época que ya pasó y que traen más problemas que beneficios en la sociedad moderna. Sus propósitos originales fueron desplazados por la tecnología. 

En este periodo de primarias presidenciales en los Estados Unidos he tenido la oportunidad de participar como observador en estados donde todavía se celebran caucus.  Es un sistema caótico y desorganizado pues no siempre hay coordinadores, se celebran a una hora específica cuando muchas personas no pueden participar por trabajo u otras razones, y no es un voto secreto, lo que da cabida a insultos verbales, presiones de grupo y “bullying”. 

Los caucus tienen su base histórica en una época en la que no existía la radio, el teléfono, la televisión y el internet. La población era mucho más pequeña y solamente votaban los hombres blancos y propietarios.  En una época que antecede la electricidad masiva, el horario de funcionamiento de los negocios se limitaba al día, y por las noches no había mucho que hacer.  Si se celebraba un caucus, allí estarían todos. 

La sociedad actual es muy diferente y este tipo de caucus es difícil de llenar.  Llegué a presenciar precintos en los que solo había una votante pero miles que se quedaron en sus casas.  Entonces, es necesario preguntarse si el caucus es viable en la era del internet y Facebook, donde ya no necesitas ser persuadido por un discurso de ese momento pues ya viste otros en los medios y puedes votar “online”. 

Similarmente, la segunda enmienda a la Constitución de los Estados Unidos que otorga el derecho a la posesión de armas data de una época en que la defensa, tanto de la propiedad personal como la de las recientemente liberadas colonias, dependía del individuo o de grupos de individuos que vivían en un mismo entorno.  La transportación sucedía a caballo o en barcos.  Las comunicaciones eran escritas o presenciales. Y el único método efectivo para lidiar con cualquier ataque, robo, o fechoría era el uso de las armas en ese momento. 

En esta época las armas no cumplen todo el tiempo con el fin para el cual la segunda enmienda fue creada.  Actualmente, una cámara de seguridad, una alarma o una luz puede detectar el movimiento de un individuo no bienvenido, avisar a las autoridades pertinentes y grabar los sucesos como evidencia. Existe un sistema judicial más complejo que aquel entonces.  A nivel estatal, las milicias que protegían las nuevos estados de la nueva nación contra posibles ataques de fuerzas externas se ha modernizado en un aparato militar o policial que no depende de vecinos armados.  

Aunque no hay nada que iguala la efectividad de un arma de fuego en una situación de defensa personal, dado las matanzas masivas que vemos por criminales, personas mentalmente inestables, con posturas políticas o religiosas extremistas o con prejuicios caprichosos, resulta inminente cuestionarse el mantener una cláusula constitucional anticuada que aniquila a más inocentes de los que pretende defender y trae más problemas en la sociedad moderna que los beneficios que confiere.

Por ultimo, otra entidad que debe cambiar son los municipios en Puerto Rico.  Muchos de estos municipios se crearon como entidades de gobierno para administrar, dar servicios y proveer seguridad a los ciudadanos de un territorio específico.  En una época, sin carros, en que salir “de Collores en un jaquita baya” era caro y tomaba  un día entero, la unidad administrativa municipal era necesaria para brindar servicios a barrios remotos. 

En una era digital, en la que la mayoría de los trámites gubernamentales se someten “online”, los servicios se han centralizado o se subcontratan a compañías privadas, y uno pasa por un municipio en cinco minutos sin darse cuenta…¿que rol juega un municipio?  La cantidad exorbitante de municipios es innecesaria, además de crear ineficiencias, abrir paso a la corrupción, el caciquismo y el clientelismo, que tanto daño hacen a la sociedad.  En mi opinión, su estructura es obsoleta y representan un despilfarro innecesario de fondos públicos.

Es urgente cambiar estas estructuras obsoletas. 

Otras columnas de Ramón Cruz

jueves, 20 de septiembre de 2018

A caminar por un futuro limpio en Puerto Rico

El ambientalista Ramón Cruz declara que Puerto Rico carece de un plan de acción para mitigar sus emisiones y de adaptación ante el cambio climático

💬Ver 0 comentarios