Manuel Mayo López

Tribuna Invitada

Por Manuel Mayo López
💬 0

Puerto Rico: ¿Hacia dónde dirigirnos?

Resulta relevante a todos, en esta crisis gubernamental del verano boricua 2019 tener alguna idea sobre hacia dónde dirigirnos.  La falta de un centro de poder ideológico que, coherentemente, logre mantener un equilibrio entre los deseos de una ciudadanía plural y lo que ese poder político está dispuesto a perder, hace que el inmovilismo pueda resurgir como alternativa. 

De esa forma la crisis gubernamental puede convertirse en un trance en la vida de todos los puertorriqueños; en una locura tropical.  Y es que si algo debe quedar claro es que el inmovilismo ha sido parte intrínseca de la colonia. 

Tras largas décadas de letargo, la quiebra económica del ELA, y la quiebra política de la que hemos despertado, sin embargo, nos obligan a llegar a unos mínimos entendidos en cuanto a lo que debe ser el devenir puertorriqueño.  Es, sin duda, una tarea difícil, esperemos que no imposible.  

Nótese, sin embargo, que el hecho de que más de medio millón de personas saliesen a la calle y manifiestamente pidieran la renuncia a un gobernador, parecía también algo irrealizable y se hizo realidad.  Lograr el mismo cometido en las estructuras político partidistas parece ser más complicado que lo primero, puesto que todos los días surge algo nuevo que jamaquea al ciudadano que quiere volver a dormir.

Es cierto que los últimos acontecimientos han ocurrido a una velocidad vertiginosa, sobre todo porque llevamos más de 70 años de una pesadilla corrupta y colonial.  Por eso, este reciente despertar conlleva afrontar una dura realidad: tenemos que ponernos de acuerdo y admitir que las direcciones son múltiples.  En esa encomienda también es imperante reconocer que el partidismo y sectarismo político nada aportan a la necesidad racional que conlleva ponernos de acuerdo.  La transparencia con que se discutan las posibles soluciones es el primer paso a dar para que la confianza permita una gobernanza.  

No sabemos hacia dónde dirigirnos como pueblo.  No obstante, estamos convencidos que la dirección solo será aceptada cuando el proceso sea abierto y trasparente.El gran problema es que en las raíces del poder político prevalecen las sombras y los cuartos oscuros.

Otras columnas de Manuel Mayo López

💬Ver 0 comentarios