Aurelio Mercado

Punto de Vista

Por Aurelio Mercado
💬 0

Puerto Rico: la Isla de los Cantos

En marzo de 2018 escribí en elnuevodia.com una columna titulada “La Isla de los Cantos”, en la que describía como, poco a poco, nuestras costas y playas se cubren de pedazos de rocas, alambres, piedras y concreto como resultado de fallidos intentos de detener la penetración del mar y proteger estructuras a las cuales se les dio permiso para su construcción cerca de la orilla. 

Por más que se alertaba a la Junta de Planificación (JP), y al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, del error de dar esos permisos, los “expertos” en estas agencias sabían más y no hacían caso. No solo eso, sino que salían con barrabasadas como la que permitió, por años, la construcción de estructuras dentro de las servidumbres colindantes con la zona marítimo-terrestre para todos los lotes de 100 metros, o menos, de fondo. Sin consideración alguna de la situación de la costa en cuanto a su historial de erosión. 

La única manera de explicar una barbaridad como esa es que, de esa manera, le “tiraban” la toalla a los “desarrolladores” que les pagaron las elecciones a los gobernantes de turno. Además, no nos podíamos oponer al “progreso”. 

Al día de hoy, la JP sigue con su intento de pasarle gato por liebre al pueblo de Puerto Rico con la reclasificación de los mapas de uso de terreno. No se dan por vencidos. Sembraron tormentas y ahora están cosechando tempestades. Y las consecuencias las paga el pueblo, que sigue perdiendo sus playas.

Este fin de semana, parte de la costa de Aguada se unió a la creciente lista de segmentos de costas y playas perdidos por el colapso de estructuras debido al oleaje proveniente de tormentas al norte de la isla. Y muchos de las que aún no han colapsado ya están abandonados, en espera de su día, incluyendo un condominio de multipisos que se construyó aprovechándose de la oferta única de la infame JP al tener menos de 100 metros de fondo. El daño está hecho, y es irreparable. Ese es el “progreso” que tanto deseaban. ¿Y los responsables? Lo más bien. Pilares de la sociedad.

El consenso de los expertos es que para 2100 el nivel del mar estará un metro más alto que hoy, como mínimo. Si seguimos con el BAU (Business As Usual), en 30 años la mayoría de las orillas que queden aún libres de escombros tendrán paredes y rocas tratando de proteger las estructuras que tanto “progreso” han traído, aun cuando se prohíban estas defensas. 

Lo que quedara será, si acaso, una angosta franja de arena excepto en los poquitísimos lugares donde se puedan gastar el lujo de realimentar la playa, y darle mantenimiento. Y ese frecuente mantenimiento, si milagrosamente se diera, impediría que el ecosistema playero se recupere. La salvación de las estructuras tendrá mayor prioridad que la salvación de las playas para el uso del turismo y la comunidad.

Seremos una isla sin playas gracias a la irresponsabilidad de las agencias.

Otras columnas de Aurelio Mercado

martes, 24 de septiembre de 2019

Puerto Rico: la Isla de los Cantos

Aurelio Mercado indica que el consenso de los expertos es que para 2100 el nivel del mar estará un metro más alto que hoy, como mínimo

💬Ver 0 comentarios