Mariann Villafañe Morales

Punto de vista

Por Mariann Villafañe Morales
💬 0

Vuelo cancelado en la educación

El timbre nunca dejó de sonar. Las puertas de mi salón virtual siempre permanecieron abiertas. Intenté mil formas de llegar a ti. Elegí ser parte de la solución. Mientras, en las mañanas, extrañé verte con el bulto en la espalda y con una razón para soñar. Busqué más de una manera para enseñarte. Tú, sin libros, y yo, sin suficientes herramientas. Esto no fue un problema, pues tomé talleres en línea e intenté, con lo poco que tenía, trabajar para ti. En varias semanas, nos ajustamos a los cambios y el progreso de muchos fue evidente. Intenté que entendieras que cada mañana estuve presente, mientras que mi corazón se entristecía al pasar lista y notar la ausencia de muchos. Te llamé y me aseguré que estuvieras bien. 

En ese proceso muchos nos fallaron. Creían que funcionaríamos como pilotos automáticos. Hemos aterrizado en una pista no muy clara luego de que la torre de control ordenara un aterrizaje forzoso. Se les olvidó anunciar “abróchense los cinturones”, “permanezcan sentados”, “cierren sus dispositivos electrónicos” y remuevan todo lo que está en la bandeja frente a ustedes. En fin, el piloto ha anunciado turbulencia, permanezcan sentados y escuchen sus instrucciones. ¡Bienvenidos a la Isla del encanto! Lo demás ya usted lo sabe y no dedicaré mis líneas a repetir las reglas. 

Tú, mi querido estudiante que dedicaste tiempo al proceso de aprendizaje más allá de una tarea, hoy te reconozco. Hoy te envío la última tarea: sé feliz y no permitas que los tropiezos de la vida cambien tus deseos de luchar por alcanzar tus sueños. Recuerda que te valoro y este proceso te hace más fuerte. Pensé que nuestro vuelo tenía otro destino. Sin embargo, fue cancelado una y otra vez. 

Con pasaporte en mano, estoy lista para continuar a la próxima aventura, con el mismo afán y amor que me caracteriza. Al final del día, yo elijo hacer la diferencia, rediseñarme aún con mi vuelo cancelado. “Yo no soy el momento, yo no soy el problema. Yo he elegido ser maestra de excelencia”. Cancelaron mi vuelo, pero jamás cortarán mis alas. 

Otras columnas de Mariann Villafañe Morales

💬Ver 0 comentarios