El mes pasado, antes de que los cielos de San Francisco se tornaran de un color naranja artificial, el Valle de la Muerte llegó a 54 grados Celsius, la temperatura más alta jamás alcanzada en el planeta. (The New York Times)

Por John Branch y Brad Plumer