Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El uso del plástico se generalizó en los años 60 y entonces "pocos podían haber previsto" que grandes manchas de este material se encontrarían flotando en los océanos. (EFE)
El uso del plástico se generalizó en los años 60 y entonces "pocos podían haber previsto" que grandes manchas de este material se encontrarían flotando en los océanos. (EFE)

Madrid - Las botellas de plástico tardan siglos en degradarse, pero ahora una nueva enzima creada por azar en un laboratorio aporta una nueva esperanza para poner fin a esta dañina contaminación, según un estudio que publica la revista PNAS.

💬Ver comentarios