Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

La gráfica muestra la posible apariencia del dinosaurio, la composición osea de su cola y su tamaño en comparación a un buzo. (Marco Auditore y Gabriele Bindellini vía The New York Times)
La gráfica muestra la posible apariencia del dinosaurio, la composición osea de su cola y su tamaño en comparación a un buzo. (Marco Auditore y Gabriele Bindellini vía The New York Times)

Por Kenneth Chang / The New York Times

💬Ver comentarios