Un logro increíble: China copia genéticamente a un gato de otro muerto.

Superar la muerte de una mascota puede ser algo muy difícil para las personas, e incluso hay quienes toman medidas drásticas como disecar a ese animal que los acompañó por años, o simplemente clonarlos.

Esto último fue precisamente lo que sucedió con “Ajo”, un gato que falleció hace siete meses en China. Su dueño, Huang Yu, decidió clonarlo, para lo cual contrató los servicios de una empresa en Pekín llamada Sinogene.

Dicha empresa ha clonado a unos 40 perros desde 2017, pero nunca lo habían intentado con un gato, según reveló el diario The New York Times.

Sin embargo, a siete meses de la muerte de “Ajo” se logró la hazaña, y Huang Yu recibió a “Garlic”, un felino con más de un 90% de parecido a su antigua mascota.

Para lograr esto, las células del gato fallecido fueron transferidas en un embrión a una gata portadora y, meses después de iniciado el proceso tenemos al espécimen con vida.

Existe la posibilidad de que Garlic pueda desarrollar otro temperamento y habilidades diferentes a las del gato "original", pero la empresa tiene como objetivo que esto no sea un problema a futuro.

De acuerdo con los encargados de este procedimiento, este avance científico podría llevar a clonar, en un futuro, a otros animales como los pandas, un logro que China lleva veinte años intentando.

Aunque para los dueños de las mascotas esta decisión no es nada sencilla, y mucho menos barata, pues la clonación de un perro, según Sinogene, cuesta alrededor de $53,000, mientras que la de “Ajo” tuvo un valor de $35,000.


💬Ver 0 comentarios