(semisquare-x3)
Esta es la réplica de La Gioconda formada por bacterias. (elifesciences.org)

A lo largo de los años, la Mona Lisa ha sido objeto de innumerables estudios y análisis por la complejidad de esta obra de arte que ahora sirvió de inspiración para un grupo de biólogos italianos, quienes crearon una réplica de la maravillosa pintura de Leonardo da Vinci, pero a base de bacterias intestinales conocidas como Escherichia coli.

De acuerdo con el portal Gizmodo, el objetivo de este experimento era modificar los microorganismos para aprender a controlar grandes poblaciones de E. coli, para posteriormente ser utilizados como transporte a escala microscópica.

Los especialistas lograron su misión modificando la genética de las bacterias e incorporaron proteoropsina (una proteína fotoactiva que permite capturar la energía solar) a los flagelos que esos microorganismos emplean como “motor”, logrando crear un sistema que controlara la velocidad con que se mueven las E. coli. 

Esto se llevó a cabo gracias a que los biólogos proyectaron negativos de las imágenes que deseaban obtener, y en función de la cantidad de luz administrada, agruparon a estos organismos en las zonas de poca luminosidad, mientras que se dispersaron más a medida que se incrementaba la intensidad de la luz.

Se trata de "una prueba interesante" del posible uso de bacterias "como ladrillos para fabricar microestructuras de manera económica y sencilla", explica Roberto Di Leonardo, experto de la Universidad de Roma La Sapienza (Italia) y autor principal del estudio.


💬Ver 0 comentarios