Los dientes del pez tienen un promedio estimado de 10 pulgadas de diámetro y fueron encontrados en buen estado (Universidad Estatal de San Petersburgo).

Un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de San Petersburgo descubrió los restos fósiles de un pez gigante con dientes de sierra que podría ser el ancestro de los quimeriformes, peces cartilaginosos como los tiburones fantasma.

Hallado en una mina de carbón abierta en Volgogrado, en el sur de Rusia, el último ejemplo del pez cartilaginoso muestra un arsenal fosilizado de dientes radiales. Los investigadores expusieron que es uno de los fósiles más misteriosos de la era Paleozoica tardía.

Los dientes del pez tienen un promedio estimado de 10 pulgadas de diámetro y fueron encontrados en buen estado, por lo que los científicos concluyeron que esta especie se alimentaba de criaturas de cuerpo blando.

Además, señalaron que la espiral de los dientes crecía dentro de la mandíbula inferior y al cerrarla la espiral giraba los dientes hacia atrás. Asimismo, agregaron que se encuentra más relacionado al pez rata que con los tiburones, pues ambas especies tienen cartílago en lugar de huesos.

La investigación fue liderada por Alexander Ivanov, quien informó que los restos datan de hace 300 millones de años.

Por su parte, Igor Novikov, docente del Instituto Paleontológico de Moscú y quien también participó en el estudio, indicó que este es uno de los hallazgos más importantes de la historia.

Al igual que el 96 % de las especies de aquel momento, se cree que el Helicoprion fue víctima de la extinción masiva, la más grande en la historia de nuestro planeta, que puso fin a la era Pérmica hace unos 252 millones de años.

El pez fue descrito por primera vez por el científico ruso Alexander Karpinsky en 1899 a partir de un fósil descubierto cerca de Krasnoufimsk, y los científicos piensan que estas criaturas, que se parecen a los tiburones de hoy en día, alcanzaron tamaños impresionantes, de hasta 24 pies de largo.


💬Ver 0 comentarios