Dicho mineral está compuesto de átomos de hierro y carbono mezclados con un patrón determinado (Museums Victoria).

Investigadores del Instituto Tecnológico de California (Caltech), descubrieron un nuevo mineral que nunca antes había sido visto en la naturaleza.

El mineral llamado edscottita estaba alojado dentro de un meteorito encontrado cerca de Wedderburn en el centro de Victoria, en Australia en 1951.

El grupo de científicos cree que el nuevo mineral probablemente se forjó en el núcleo fundido de un planeta antiguo que fue destruido hace mucho tiempo, de acuerdo a American Mineralogist.

Tras realizar un meticuloso análisis del meteorito Wedderburn, el cual parece un trozo de metal del tamaño de un limón y que ahora forma parte de la colección de Museo de Victoria, en Australia, fue como dieron con este nuevo mineral.

Dicho mineral está compuesto de átomos de hierro y carbono mezclados con un patrón determinado. Lo llamaron edscottita, en honor a Edward Scott, un cosmoquímico pionero en la Universidad de Hawai.

“Este meteorito tenía una gran cantidad de carbono. Y a medida que se enfriaba lentamente, el hierro y el carbono se unieron y formaron este mineral ", dijo el Dr. Stuart Mills, curador senior de geociencias de Museums Victoria al diario australiano The Age.

Los científicos se han encontrado con edscottita antes, dentro de fundiciones. Es una de las fases por las que pasa el hierro cuando se funde en acero.

Sin embargo, lo que destaca es que nunca lo han visto ocurrir naturalmente. Y los minerales solo reciben un nombre cuando puedes encontrarlos en la naturaleza.

"Hemos descubierto de 500,000 a 600,000 minerales en el laboratorio, pero menos de 6,000 que la naturaleza ha hecho por sí misma", detalló Mills.

Según Geoffrey Bonning, científico planetario de la Universidad Nacional de Australia, el mineral pudo ser expulsado del núcleo de otro planeta formado por asteroides y en algún momento se calentó y el metal en el núcleo goteó.

Fue entonces cuando el calor y la presión generaron minerales como la edscottita, y luego, en algún momento, el planeta fue destruido.

Probablemente fue golpeado por otro planeta o luna, o un gran asteroide, apuntó Bonning.

"Los escombros de la colisión se esparcieron por el sistema solar, gran parte de los cuales terminaron en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. El meteorito Wedderburn dio vueltas por allí durante unos pocos millones de años, antes de que una colisión accidental lo enviara hacia la Tierra", detalla el mismo medio citado.


💬Ver 0 comentarios