Los lagos y ríos se evaporaron como consecuencia de importantes fluctuaciones climáticas ocurridas en ese planeta (NASA).

Un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de California (Caltech), liderados por William Rapin, utilizaron datos del robot Curiosity de la NASA, que llegó al cráter Gale en 2012, para determinar la presencia de agua en esa región.

Como parte del análisis reciente, los expertos consideran que el planeta rojo contó en el pasado con una gran presencia de agua, considerada uno de los elementos esenciales a la hora de determinar la posibilidad de la existencia de vida en un lugar.

El estudio, publicado en la revista Nature Geocience, señala que hace aproximadamente 3,500 millones de años, el agua que se encontraba presente en lagos y ríos de Marte se evaporó como consecuencia de importantes fluctuaciones climáticas ocurridas en ese planeta.

Los investigadores detectaron una gran cantidad de sales, sobre todo sulfatos de calcio y algo de sulfato de magnesio, y consideran que esos sedimentos analizados son vestigios de antiguos lagos de agua salada que se evaporaron a medida que el clima marciano experimentaba ciclos más áridos.

El siguiente paso, según revelaron los científicos, sería entender cuánto tiempo se prolongó esta transición y cuándo ocurrió exactamente.

Esta última pista puede ser una señal de los hallazgos que vendrán a medida que el Curiosity se dirija hacia una región que contiene sulfato, y que se espera que se haya formado en un ambiente aún más seco.

"Fuimos a Gale porque conserva este registro único de un cambio de Marte", dijo en un comunicado el autor principal William Rapin.

"Comprender cuándo y cómo comenzó a evolucionar el clima del planeta es una pieza de otro enigma: ¿cuándo y cuánto tiempo fue capaz Marte de soportar la vida microbiana en la superficie?", agregó Rapin.


💬Ver 0 comentarios