Los Montes Apeninos en el centro de Italia, son parte de los restos del antiguo continente de Gran Adrián, reveló la investigación tectónica (Universidad de Utrecht).

Un estudio realizado por un equipo liderado por Douwe van Hinsbergen, del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Utrecht, en los Países Bajos, descubrió indicios de Gran Adria, un antiguo continente que se encuentra sepultado debajo de al menos 30 países en su mayoría europeos.

Hace unos 240 millones de años, Gran Adria formó parte del supercontinente Pangea que se separó de África 20 millones de años después, antes de separarse de Francia y España, convirtiéndose en un continente aislado. 

Hace aproximadamente 120 millones de años, Gran Adria se estrelló contra Europa y se derrumbó debajo de él, formando los Alpes y consagrando las rocas del antiguo continente que los equipos de geólogos recolectaron durante una década, según detalla un informe de National Geographic.

"La mayoría de las cadenas de montañas que investigamos se originaron en un solo continente, que se separó del norte de África hace más de 200 millones de años. La única parte restante del continente se encuentra en una franja que va desde Turín, a través del mar Adriático, hasta el talón de la bota que forma Italia”, dijo Douwe.

Asimismo, Hinsbergen le dijo a Live Science que “el cambio de Gran Adrián formó cinturones de montaña en 30 países diferentes, cada uno con su propio estudio geológico, mapas, historias y sus propios continentes", y dijo que el nuevo estudio "reunió todo en una sola imagen".

Los investigadores tuvieron que rastrear las rocas del continente a lo largo de 30 países y gracias a un software de restauración cinemática, se facilitó la labor para determinar el nacimiento y formación del territorio.

Douwe señaló lo complejo que fue realizar dicha investigación: “Es como un gran rompecabezas donde todas las piezas se mezclan” y comentó que la tarea fue posible gracias a la utilización de programas que crearon mapas detallados del antiguo continente y confirmaron que se movió hacia el norte hasta impactar con Europa".

"La región del Mediterráneo está geológicamente entre las más complejas de la Tierra", señaló el investigador, quien definió a la zona como un "desorden geológico" en el que "todo está curvado, roto y apilado".


💬Ver 0 comentarios