La especie hallada pesa 4 veces más que el pingüino emperador. (Twitter/@CantMuseum)

Un grupo de científicos descubrió en Nueva Zelanda los restos fosilizados de un pingüino que, según los expertos, podría haber tenido el tamaño de un humano adulto. 

Los arqueólogos que realizaron el hallazgo señalan que esta especie tendría una altura aproximada de 5.6 pies y pesaba 176 libras, según revela la revista "Alcheringa: An Australasian Journal of Palaeontology".

Los huesos fosilizados fueron encontrados a las orillas del río Waipara, cerca de la ciudad de Christchurch, por un aficionado cuya pasión por recolectar fósiles empezó hace 14 años, luego de haber sido diagnosticado con el síndrome de fatiga crónica que le impidió trabajar durante varios años.

Se cree que la especie, bautizada con el nombre de Crossvallia waiparensis, apareció luego de la extinción de los dinosaurios. 

Incluso Paul Scofield, coautor del artículo y curador principal del Museo de Canterbury, comentó que la extinción de los dinosaurios, los reptiles marinos y los peces gigantescos, habrían sido un factor importante para que los pingüinos evolucionaran y crecieran en tamaño.

"Debido a la falta de megadepredadores en los océanos, parece que lo que estaba ocurriendo es que los pingüinos estaban empezando a explotar ese nicho", dijo Scofield.

Sin embargo, dijo que los pingüinos gigantes se extinguieron en 30 millones de años a medida que los grandes mamíferos marinos comenzaron a dominar las aguas.

Según los investigadores, los huesos de las patas del pingüino sugieren que sus pies jugaron un papel más importante en la natación que los de los pingüinos modernos.

La Dra. Vanesa De Pietri, curadora de historia natural en el Museo de Canterbury, dijo que el descubrimiento de un segundo pingüino gigante del Paleoceno era una prueba más del gran tamaño de los antiguos pingüinos. 

"Refuerza aún más nuestra teoría de que los pingüinos alcanzaron un tamaño gigante muy temprano en su evolución", declaró De Pietri al diario británico The Guardian.

De esta forma, el hallazgo de este pingüino se une a otras aves de Nueva Zelanda de gran tamaño pero extintas, incluido el loro más grande del mundo, un águila con una envergadura de casi 10 pies, pájaros Moa de más de 11.5 pies de altura y otros pingüinos gigantes.


💬Ver 0 comentarios