El equipo de Hawass ha estado investigando áreas alrededor de Luxor, en el sur de Egipto, desde diciembre de 2017 (Facebook/Ministerio de Antigüedades de Egipto).

El objetivo primordial de los arqueólogos egipcios era hallar las tumbas de Nefertiti y Anjesenamón, sin embargo, dieron con algo impresionante. 

Se trata de una “área industrial”, compuesta por 30 talleres y un gran horno para pintar cerámica, el extenso sitio fue descubierto en el Valle de los Monos de Luxor, de acuerdo a un comunicado oficial.

"Cada taller tenía un propósito diferente", dijo el arqueólogo Zahi Hawass, quien dirigió la excavación, en una entrevista telefónica con CNN. "Algunos se usaron para hacer cerámica, otros para producir artefactos de oro y otros para fabricar muebles".

En el lugar, que cubre cerca de 246 pies, el equipo de Hawass encontró cuentas con incrustaciones, anillos de plata y papel de oro, elementos que se usaban comúnmente para decorar los ataúdes de madera de la antigua realeza de Egipto. 

Algunos de los artefactos representaban las alas de Horus, una deidad que está asociada con la muerte y la resurrección.

"Esto no tiene precedentes. Hasta ahora, todo lo que sabíamos sobre la (región de Luxor) provenía de las tumbas mismas, pero este nuevo descubrimiento nos permitirá arrojar una luz sobre las herramientas y técnicas utilizadas para producir los ataúdes reales y los muebles colocados en las tumbas”, dijo el líder del equipo Zahi Hawass y ex ministro egipcio de antigüedades, en una conferencia de prensa.

Según el egiptólogo, este descubrimiento marca la primera vez que se hallan talleres de adornos funerarios a escala industrial en Egipto, lo cual permitirá conocer más sobre la vida de los trabajadores encargados de construir el majestuoso complejo. 

Cerca del complejo del taller, los arqueólogos encontraron un área de excavación de 16 pies de largo en el valle y que podría haber sido utilizada como una caché (un lugar para almacenar artículos), dijo Hawass.

Asimismo, este sitio arrojó los restos de numerosos artículos, como sábanas, cuerdas y trozos de material sobrantes de la momificación. Los arqueólogos también descubrieron un trozo de madera de unos 3 pies de largo que parece un tenedor de dos puntas. Una inscripción jeroglífica en él dice "señor de las dos tierras".Este artefacto inusual puede haber sido usado como una carretilla "para sostener los muebles y ponerlos dentro de la tumba", dijo Hawass.

"Encontramos cuartos de almacenamiento utilizados para guardar agua y alimentos, así como un tanque de agua del cual los trabajadores beberían", explicó.

También se encontraron restos de estructuras que fueron usadas para elaborar pan y hacer cerámica. Asimismo, se hallaron dos anillos, uno de los cuales está inscrito con el nombre de Amenhotep III, un faraón cuya tumba se encuentra en el valle occidental, y otro anillo que pudo haber sido usado por una reina.

Se cree que los artefactos datan de la XVIII Dinastía de Egipto, que se extendió desde alrededor de 1539 a. C. hasta 1292 a. C. El sitio ha resultado difícil de excavar hasta ahora, dijo Hawass, y agregó: "Tuve que quitar más de 3,000 piedras para poder acceder a él".

Por otro lado, mientras el trabajo está en progreso, los arqueólogos ya pueden decir que al menos una de las inscripciones "habla de los constructores que realmente vinieron a trabajar a este sitio", dijo Hawass.


💬Ver 0 comentarios