(semisquare-x3)
Las formas de vida tempranas tenían que ganar energía utilizando otros elementos, como el arsénico (EFE).

La vida marina alberga una gran cantidad de especies y formas de vida que, incluso, siguen sorprendiendo hasta el día de hoy.

Tal es el caso de un reciente descubrimiento realizado por un equipo de la Universidad de Washington, el cual encontró microorganismos que están respirando arsénico en una gran área del océano Pacífico.

Y aunque el arsénico es tóxico para casi todos los seres vivos, estos microbios no solo lo toleran, sino que lo utilizan como parte de su metabolismo, según reveló Gabrielle Rocap, profesora de oceanografía de la Universidad de Washington y coautora del estudio.

A través de un comunicado, los investigadores señalaron que se analizaron muestras de agua de mar de una región debajo de la superficie donde el oxígeno está casi ausente, obligando a la vida a buscar otras estrategias.

Los microorganismos resistentes fueron descubiertos frente a las costas de México, en una zona de agua clasificada como anóxica, o sea, casi sin oxígeno disponible.

Los microorganismos que consumen arsénico podrían representar tan solo alrededor del 1% de la comunidad microbiana marina, pero aprender más sobre ellos puede ayudarnos a comprender las complejas reacciones químicas que se producen en el océano en su conjunto.

De esta manera, el equipo concluyó que las formas de vida tempranas tenían que ganar energía utilizando otros elementos, como el arsénico, que probablemente era más común en los océanos en ese momento.

Además, los expertos creen que este descubrimiento podría ayudar a entender cómo la vida en el océano continuará alterándose ante el cambio climático: si el oxígeno subacuático vuelve a escasear, los ecosistemas podrían tener que adaptarse.


💬Ver 0 comentarios