Dos demandas en California han vinculado el herbicida Roundup con el cáncer. (AP) (semisquare-x3)
Dos demandas en California han vinculado el herbicida Roundup con el cáncer. (AP)

El glifosato es un químico esencial en cientos de los herbicidas más utilizados a nivel mundial y también uno de los más vilificados por sus supuestos vínculos al cáncer.

El químico, un ingrediente activo en productos para controlar la maleza y la mala hierba que se venden de forma masiva en cualquier ferretería o agrocentro, se ha utilizado desde la década de 1970 como un pesticida, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, en inglés).

Puerto Rico no es la excepción y los agricultores en la isla usan productos a base de glifosato para casi todos los cultivos, aseguró el secretario del Departamento de Agricultura, Carlos Flores.

A pesar de su uso generalizado, el glifosato, ingrediente activo en el popular herbicida Roundup, ha provocado disputas a nivel mundial por su supuesto potencial cancerígeno.

El mes pasado, un jurado de California consideró que Roundup, producto creado por la multinacional de agroquímicos y biotecnología Monsanto, contribuyó al linfoma no Hodgkin que padece Edwin Hardeman, hombre de 70 años que demandó a Monsanto porque su producto le causó cáncer. Como parte del veredicto, se le otorgaron $80 millones en daños.

Edwin Hardeman, derecha, habla junto con la abogada Aimee Wagstaff en una conferencia de prensa en San Francisco en marzo. (AP)

En agosto del año pasado, se produjo un veredicto similar en el caso de la demanda de Dewayne Anthony Lee Johnson, quien padece de cáncer terminal y quien alega que contrajo linfoma a consecuencia del uso y exposición al Roundup como parte de su trabajo como jardinero y controlador de plagas en una escuela. La sentencia inicial condenaba a Monsanto a abonar $289 millones, pero en octubre una jueza redujo esa cantidad a $78 millones (39 por daños y otros 39 de castigo ejemplar).

Como estos dos casos, hay cientos de otras demandas en Estados Unidos de personas esperando su día en corte contra Monsanto, compañía que fue adquirida en el 2018 por la empresa químico-farmacéutica alemana Bayer. Entre las alegaciones, se encuentra que la compañía falla en advertir de los efectos cancerígenos del producto y el daño que puede causar al entrar en contacto con los seres humanos.

Flores recalcó a El Nuevo Día que actualmente la EPA no cataloga al químico como uno de alto riesgo. Por tanto, abundó, el producto está disponible comercialmente y no requiere licencias ni adiestramientos para su uso.

“No es un herbicida restringido”, puntualizó en entrevista telefónica.

Destacó, además, que distintas compañías utilizan el químico como un ingrediente activo en sus herbicidas y que los productos llegan a Puerto Rico de diversos estados. El más famoso de estos productos es Roundup.

Flores enfatizó que todos los plaguicidas siempre deben utilizarse siguiendo las indicaciones en la etiqueta.

“Aunque sea un producto que no es restringido, que no es peligroso, comoquiera que sea, debe usarse como indica la etiqueta”, enfatizó al advertir que el químico podría ser un riesgo en altas dosis.

“Cuando se usa excesivamente, estás alterando el producto”, agregó Flores, quien afirmó que el Departamento de Agricultura de Puerto Rico no ha recibido quejas relacionadas con el glifosato.

Mientras que la EPA considera que el herbicida es seguro cuando se usa con protección, el glifosato está clasificado como “probablemente cancerígeno” por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 2015.

Tras la decisión más reciente del jurado en California en la primera fase del juicio, Bayer aseguró en declaraciones escritas que cree firmemente que la ciencia confirma que los herbicidas a base de glifosato no causan cáncer.

“Sentimos una gran simpatía por el Sr. Hardeman (el demandante) y su familia, pero un extenso corpus científico respalda la conclusión de que el Roundup no fue la causa de su cáncer”, concluyó la compañía que apeló ambas decisiones de los tribunales.

Dewayne Johnson (The Associated Press)

La opinión de un oncólogo

Para el oncólogo puertorriqueño y columnista de El Nuevo Día, Fernando Cabanillas, “no hay duda” de que el glifosato “es cancerígeno”.

Según Cabanillas, la exposición directa a altas cantidades y prolongada al glifosato aumenta el riesgo de desarrollar cáncer.

“El veneno lo hace la dosis”, manifestó.

El galeno explicó que los individuos pueden entrar en contacto con el glifosato mediante los alimentos derivados de organismos genéticamente modificados (GMO, en inglés), pues se han creado plantas GMO resistentes al químico para que no mueran al exponerse al producto.

Indicó, además, que estudios han encontrado la presencia de glifosato en la orina de personas que probablemente ingirieron plantas o frutas GMO expuestas al herbicida. No obstante, la dosis del químico en estos casos es baja.

Los agricultores y otros trabajadores que trabajan directamente con el glifosato, abundó, son las personas más vulnerables, pues están expuestas a dosis altas del químico.

Según Cabanillas, el linfoma, en particular, está vinculado al glifosato. Mencionó, incluso, que se ha demostrado que las personas que trabajan en campos de golf, que están “impregnados” del herbicida, muestran altas incidencias de linfoma.

Aunque los tribunales han determinado que hay una relación entre el cáncer de los dos hombres que demandaron y el glifosato, el médico reconoció que no hay consenso en la comunidad científica sobre el potencial cancerígeno del herbicida.

Probar esto, explicó, requeriría un estudio epidemiológico que compare una población que esté expuesta al glifosato con una que no tenga tanto contacto con el químico para luego medir las incidencias de cáncer en ambos grupos.

Otros efectos nocivos del químico

Por su parte, la nutricionista Vilma Calderón indicó que el glifosato también produce irritación gastrointestinal, además de estar asociado con el síndrome del intestino permeable y las alergias.

En su origen, relató, el glifosato se utilizaba como un limpiador de tuberías. Luego, fue patentizado como un herbicida por Monsanto, y aparecieron para finales de la década de 1990 las semillas GMO resistentes al químico.

En algunos cultivos de la agricultura, abundó Calderón, el glifosato se utiliza como agente desecante, que facilita el proceso de recogido.

Según la nutricionista, el herbicida está presente en niveles altos en casi todos los alimentos procesados como los cereales, galletas, pastas, panes, avenas, barras de cereal, así como comidas derivadas del maíz y el trigo. Además, mencionó que el químico se encuentra en refrescos, cervezas, vinos y aceites de canola y maíz.

“Hay más de 30,000 productos en el mercado que contienen glifosato”, sostuvo Calderón, quien indicó que hasta las comidas para mascotas contienen el químico.

“Las personas estamos diariamente expuestas al glifosato”.

Mencionó, además, que la mejor manera para evitar consumir el químico es adquiriendo comida certificada como orgánica por el Departamento de Agricultura federal (USDA Organic), pues es libre de pesticidas y semillas GMO.

“Esperamos que en Puerto Rico se prohíba pronto el uso del glifosato”, expresó la nutricionista al aplaudir la última determinación del tribunal californiano.

Legislación en camino

En 2017, el senador del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau, radicó un proyecto de ley que busca prohibir el uso del glifosato en el desyerbado de autopistas, carreteras, avenidas, calles y caminos estatales y municipales, además de cualquier otra propiedad pública.

El legislador explicó que la medida busca restringir el uso del herbicida por las agencias para que “el gobierno no promueva el uso del glifosato”.

La exposición de motivos del proyecto del Senado 130 esboza que, en 2014 solamente, se utilizaron más de 65 millones de libras de glifosato alrededor del planeta. Indica, además, que países como Dinamarca, Holanda y El Salvador, así como municipalidades de España y Canadá, han prohibido total o parcialmente el uso del químico.

El senador urgió al Senado de Puerto Rico a aprobar la medida, que recibió un informe positivo de parte de la Comisión senatorial de Salud Ambiental y Recursos Naturales, que preside Carlos Rodríguez Mateo.

“La determinación reciente (del tribunal en California) es un recordatorio de la necesidad de prohibir productos nocivos para la salud y el ambiente”, sentenció Dalmau.


💬Ver 0 comentarios