El profesor John Sterman. (Bloomberg)

John Sterman ha pasado su vida explicando por qué fallan los grandes sistemas.

Como profesor de la Escuela de Administración de Empresas Sloan de MIT desde principios de la década de 1980, su investigación se extiende desde las perturbaciones de la cadena de suministro global hasta el colapso de la biosfera. Literalmente escribió el libro sobre cómo manejar la complejidad, Business Dynamics, y ha guiado a generaciones de estudiantes y ejecutivos de MBA. Ahora se centra en la sostenibilidad y el cambio climático.

A Sterman le gusta comenzar sus presentaciones con una evaluación devastadora de la efectividad de los hechos, los diagramas y las cifras para cambiar las opiniones de las personas: “la investigación”, dice con impaciencia, “muestra que mostrar a las personas la investigación no funciona”.

Lo que funciona es jugar. Su último juego toma la forma de un modelo fácil de usar y engañosamente sofisticado llamado En-ROADS, el cual convierte escenarios hipotéticos de políticas en impactos climáticos proyectados hasta el año 2100.

El simulador se desarrolló durante casi una década, con cientos de talleres climáticos que involucraron a miles de personas. En talleres, se pide a los asistentes –a menudo líderes empresariales o expertos en políticas– que asuman los intereses de los estados o los bloques transnacionales y, en su papel, regateen entre ellos sobre soluciones climáticas. Si China promete reducir sus emisiones para 2040, ¿financiará Estados Unidos la investigación innovadora sobre energía nuclear? ¿Podemos todos aceptar un impuesto al carbono?

Después de cada ronda de negociación, los términos de una estrategia climática global se incluyen en el modelo, que proyecta resultados sobre el futuro del planeta en tiempo real. Una vez que los jugadores se quedan sin aliento por sus malos resultados, vuelven a la mesa de negociación simulada.

Sterman modera este juego de roles como asesor principal de Climate Interactive, una organización sin fines de lucro que desarrolla herramientas para comprender las opciones de políticas en un mundo con sobrecalentamiento. MIT Sloan Sustainability Initiative y Ventana Systems Inc. ayudaron al grupo a diseñar

En-ROADS para anclar estos talleres. Es un videojuego con gráficos primitivos y las apuestas más altas posibles en el mundo real.

En-ROADS ofrece 18 palancas de políticas diferentes y análisis visual instantáneo de cómo las diferentes decisiones afectan las temperaturas, las emisiones de gases de efecto invernadero y el uso de energía. Dentro del software hay 64 configuraciones ajustables, como la cantidad de tierra que se puede reforestar, qué tan rápido el derretimiento del hielo eleva el nivel del mar o cuánto tiempo lleva construir una planta nuclear.La base científica de la simulación es transparente, lo que significa que los usuarios pueden ver qué hallazgos informan los resultados.

Es fácil olvidar lo imposible que parecía la diplomacia climática antes del avance sellado por el Acuerdo de París de 2015. Durante más de 20 años, Estados Unidos no se comprometía a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a menos que las naciones en desarrollo también lo hicieran. Y ningún país pobre iba a renunciar al carbón, el petróleo y el gas para combatir un problema creado por las naciones industriales que disfrutan de los mismos combustibles.

Esta era la mentalidad prevaleciente en 2012, cuando unos 30 funcionarios gubernamentales y comerciales de la provincia china de Zhejiang ingresaron al taller de Sterman en MIT para participar en el juego de negociación simulada, utilizando un modelo Climate Interactive más antiguo. Finalmente decidieron que las naciones ricas deberían hacer recortes de emisiones profundos y rápidos, mientras que China y los países en desarrollo serían menos agresivos.

Sterman mostró a los visitantes chinos los resultados de sus elecciones, proyectadas a lo largo de las décadas: el nivel global del mar aumentaría hasta 2 metros para 2100. Los mapas de proyección sumergen a Shanghái, Shenzhen y otras ciudades costeras bajas.

Sterman luego ejecutó un escenario completamente hipotético en el que las naciones desarrolladas reducían a cero todas sus emisiones instantáneamente. Los resultados fueron los mismos. China y otras naciones en desarrollo sufrirían pérdidas terribles incluso si las emisiones de Occidente cesasen mañana. ”¿Qué significa esto?”, le preguntó al grupo, a través de un intérprete.

Nadie habló. El silencio duró 10 segundos. Un participante finalmente respondió a través de un traductor: “significa que tenemos que dejar el pasado en el pasado. Nosotros, China, sufriremos a menos que reduzcamos nuestras emisiones dramáticamente”.

Mirando hacia atrás, Sterman ve eso como un ejemplo de cómo un juego puede ayudarnos a cambiar lo que pensamos. “Si me hubiera levantado y dijera: ‘China debe reducir sus emisiones o sufrirá un aumento en el nivel del mar’, se habrían cruzado de brazos”, dice. “Pero lo descubrieron por sí mismos”.

Un descubrimiento realizado por un puñado de personas tiene un alcance limitado. China ha superado a Estados Unidos como la mayor fuente mundial de emisiones de dióxido de carbono. La tremenda inversión en energía renovable por parte de los formuladores de política chinos no ha impedido que el mayor consumidor de energía del mundo produzca 28% de todas las emisiones de CO2 de los combustibles fósiles, casi el doble que EE.UU.

Los sistemas se rompen por razones que generalmente no tienen nada que ver con los malos actores. El diseño mismo de un sistema, para empezar, es una “consecuencia de decisiones generalmente bien intencionadas que tomaron personas inteligentes”, dice Sterman. “No estamos en el negocio de culpar a la gente. El problema de la culpa es un gran problema hoy. Se ve en la pandemia”.

Ambas calamidades se bloquean por los problemas subyacentes mucho antes de que aparezcan sus síntomas. Sterman también ve una diferencia fundamental: todavía no existe un tratamiento o una vacuna para la COVID-19, pero las soluciones climáticas están bien disponibles. De eso se trata su juego de roles.


💬Ver 0 comentarios