Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Antiguamente se pensaba que las galaxias se formaban y organizaban en grupos. (Shutterstock)

Como telas de araña, los filamentos de gas que conectan unas galaxias con otras se expanden a lo largo de más de un millón de pársec (un pársec equivale a tres años luz) y proporcionan energía para la formación de estrellas y de agujeros negros de gran magnitud, según un artículo publicado este jueves por la revista Science.


💬Ver 0 comentarios