(semisquare-x3)
El tiburón peregrino nada a muy poca velocidad, con la boca abierta, filtrando cerca de 500 toneladas de agua por hora. (Instagram/ blueelementsimaging)

Encontrarte de cerca con un tiburón sin duda es algo que asustaría a la mayoría de las personas, pero encontrarte con un tiburón peregrino, cuya especie puede medir hasta 33 pies de longitud, es una experiencia inigualable.

Así le ocurrió recientemente a un equipo de observadores escoceses en la isla de Coll, donde descubrieron la presencia de este enorme animal, por lo que no dudaron en grabarlo.

Y es que pese a su imponente tamaño y las cuatro toneladas de peso que puede llegar a tener, el tiburón peregrino es completamente inofensivo.

Al igual que el tiburón ballena, el más grande de los escualos, el peregrino se alimenta mediante un mecanismo que filtra zooplancton, peces muy pequeños e invertebrados del agua.

Esta especie nada a muy poca velocidad, con la boca abierta, filtrando cerca de 500 toneladas de agua por hora.

La serie de imágenes compartidas recientemente, muestran en detalle a un grupo de estos inmensos animales nadando y alimentándose.


💬Ver 0 comentarios