La presencia persistente dentro de la cueva correspondía a habitantes no humanos (Shutterstock).

La cueva Denisova, en el sur de Siberia, ha sido objeto de múltiples estudios al representar uno de los sitios de evolución humana más importantes del mundo.

Uno de esos estudios lo realizó un grupo de científicos rusos y australianos, y recientemente dieron a conocer los resultados, revelando que en ese lugar habitaron al menos dos grupos de antiguos homínidos, neandertales y denisovanos.

Sin embargo, al parecer había una competencia entre los humanos y los grandes depredadores de la época para habitar en la cueva.

"Mediante análisis microscópicos, nuestro último estudio muestra visitas esporádicas de homínidos, ilustradas por vestigios del uso del fuego, como fragmentos minúsculos, pero con el uso continuo del sitio por parte de carnívoros que habitan en cuevas, tales como hienas y lobos", señaló el profesor Richard Roberts de la Universidad de Wollongong, en Australia.

Los hallazgos, publicados en la revista Scientific Reports, señalan que la presencia persistente dentro de la cueva correspondía a habitantes no humanos y que es poco probable que estos habitaran junto con los homínidos.

De ahí que los investigadores piensen que los grupos humanos antiguos pasaban poco tiempo en el mismo lugar, iban y venían por cortos periodos, y en su ausencia eran los animales los que ocupaban la cueva.

"Los excrementos fósiles indican la presencia persistente de habitantes de la cueva no humanos, y es muy poco probable que convivieran con los humanos que usaban la cueva como refugio," explicó Roberts.

De este modo, los investigadores concluyeron que es probable que los grandes carnívoros que vivían en las cuevas alguna vez dominaron el paisaje, y compitieron durante más de 300,000 años con las tribus humanas por un lugar privilegiado para refugiarse.


💬Ver 0 comentarios