La carne producida en laboratorio y los insectos podrían formar parte de la dieta en el futuro (Shutterstock).

La carne producida en laboratorio, e incluso los insectos, podrían llegar a formar una mayor parte de la dieta en el futuro, presentando un desafío a las proteínas de origen vegetal, que se han vuelto cada vez más populares, según Fitch Solutions.

Se están desarrollando alternativas de proteínas a nivel celular, y el precio es el obstáculo principal que impide que esta opción entre en el mercado masivo, dijo la firma de análisis. La carne de laboratorio también permite cortes de carne, que son más difíciles de sintetizar en la versión a base de plantas, señaló la firma.

“Ofrecen una solución a la sostenibilidad alimentaria y a las preocupaciones medioambientales”, dijo Fitch Solutions en un comentario del 19 de diciembre. Y, a diferencia de las alternativas de origen vegetal, “no tienen que sintetizar el sabor y la textura, ya que son carne”, añadió.

Los insectos ya se comen en algunos países, y hay potencial para una ampliación de su consumo. “Hemos visto la introducción de ofertas de insectos en países que tradicionalmente no los consumen, especialmente en el sector de los tentempiés”, dijo Fitch Solutions.

Para la ‘carne’ de origen vegetal, la saturación del mercado, una mayor regulación e interrogantes sobre el abastecimiento y la salud son obstáculos, según la compañía. Beyond Meat e Impossible Burger son las preferidas por los estadounidenses en la industria de las alternativas a la carne, pero un número creciente de empresas está aprovechando las preocupaciones de los consumidores sobre la salud, el bienestar animal y el medio ambiente.

El uso de ingredientes genéticamente modificados en algunos productos de origen vegetal podría resultar en un rechazo, y el mayor contenido de sal es un motivo de preocupación en algunos casos, dijo Fitch Solutions. Es posible que haya una mayor actividad de fusiones y adquisiciones a medio plazo, señaló la firma.


💬Ver 0 comentarios