Los materiales se debieron de haber mezclado parcialmente con la capa gaseosa de Júpiter, que todavía se puede detectar en su estructura (NASA).

Al igual que la Luna se formó tras una gran colisión entre dos grandes cuerpos planetarios, un estudio reciente señala que Júpiter pudo tener el mismo origen, al chocar con otro planeta.

Así lo reveló un equipo internacional de científicos en un estudio publicado en la revista Nature, en donde se señala que el núcleo planetario de Júpiter no es denso ni compacto y su estructura no difiere mucho de la superficie visible.

El científico chino Shangfei Liu, de la Universidad Sun Yat-sen y autor principal del estudio, indicó que ese núcleo diluido no habría podido formarse naturalmente, y se formó luego de que el cuerpo celeste colisionara con un protoplaneta 10 veces más grande que la Tierra.

"Una colisión tan catastrófica destruyó el núcleo compacto inicial de Júpiter y formó una estructura similar a un núcleo diluido", detalló Liu.

Los núcleos de ambos planetas se pudieron haber fusionado en ese impacto violento. Los materiales se debieron de haber mezclado parcialmente con la capa gaseosa de Júpiter, que todavía se puede detectar en su estructura.

Según los expertos, esto explica la existencia de elementos como carbono o nitrógeno cerca de la superficie de ese planeta, y agregaron que ese evento espacial debió de producirse hace 4,500 millones de años.

De acuerdo con el análisis elaborado por el grupo de astrofísicos de Japón, China, Suiza y EE.UU., la posible colisión de Júpiter con otro protoplaneta podría ser una prueba de que el sistema solar primitivo era un ámbito violento y lleno de choques interplanetarios.

Por último, el equipo realizó una serie de simulaciones computacionales que demuestran que en los próximos millones de años "hay al menos un 40% de posibilidades de que Júpiter colisione con otro embrión planetario".


💬Ver 0 comentarios