La advertencia de la OMS coincide con un reciente estudio que demostró que el coronavirus podría transmitirse no solo tosiendo o estornudando, sino también hablando. (Shutterstock.com)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que el nuevo coronavirus podría "quedarse para siempre", convertirse en endémico, y alertó a que todas las medidas que se tomen para aliviar las restricciones de circulación deben ser graduales, sin apresurarse. Pero, ¿qué significa esto?

"Para poner esto sobre la mesa, este virus [por el nuevo coronavirus] podría convertirse en un nuevo virus endémico en nuestras comunidades y es posible que nunca desaparezca. El Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) no ha desaparecido, pero hemos encontrado la forma de convivir con el virus, encontramos tratamientos y métodos de prevención y las personas no se sienten asustadas como se sentían en un principio y podemos garantizar la vida de las personas que conviven con el virus, una larga y saludable vida".

Con esas palabras, el director general de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, reconoció desde Ginebra la posibilidad de que el causante de la pandemia que se ha cobrado la vida de 300,000 personas en el mundo persista una vez que la alarma haya cesado.

En diálogo con LA NACION, el vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, Roberto Debbag, explicó que un virus adquiere el carácter de endémico cuando produce una enfermedad continua y estabilizada, esto es que las personas conviven con él, sin necesidad de que se genere un brote.

"Muchas veces estas endemias son estacionales, como sucede con el virus de la gripe. Lo que se quiere dar cuenta desde la OMS es que este virus puede persistir entre nosotros hasta que no haya una vacuna", analiza Debbag.

La advertencia de la OMS coincide con un reciente estudio publicado por la revista de Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (PNAS, por sus siglas en inglés) en el que advierten que el coronavirus podría transmitirse no solo tosiendo o estornudando, sino también hablando.

Las microgotas de saliva que se deprenden al hablar pueden permanecer suspendidas en el aire en un espacio cerrado por más de 10 minutos, de acuerdo con el estudio antes mencionado. Este paper destaca el probable papel de esta vía en la propagación de la pandemia.


💬Ver 0 comentarios