Los perros detectan la temperatura con su nariz. (Shutterstock).

Los perros tienen una especie de sensor infrarrojo en la punta de la nariz que les permite detectar pequeñas variaciones en la temperatura, como cuando otros animales están cerca, concluye una investigación desarrollada por académicos de las universidades Lund (Suecia) y Eötvös Loránd (Hungría).

"Los perros pueden sentir la radiación térmica proveniente de cuerpos calientes o radiación térmica débil y también pueden dirigir su comportamiento de acuerdo con esta señal", explicó Anna Balint, principal autora del estudio.

Según publica la revista Scientific Reports, este descubrimiento puede ayudar a entender de mejor forma cómo es que los animales logran detectar a sus presas cuando están afectados otros sentidos, entre ellos vista, oído u olfato.

"Es posible que otros carnívoros posean un sentido infrarrojo similar y eso agrega un nuevo capítulo a la historia de las relaciones entre presas y depredadores", indicó Ronald Kroger, quien también participó en el estudio.

"Se deben reevaluar las estrategias de caza de los depredadores y también se debe revisar la biología de los animales de presa, ahora teniendo en cuenta que los depredadores tienen capacidad de detección de calor corporal", planteó.

Para llevar a cabo su investigación, los científicos trabajaron con golden retrievers y border collies, haciéndoles escáneres cerebrales. Durante las pruebas los investigadores descubrieron que la superficie de la piel en la punta de la nariz de un perro, que está llena de terminaciones nerviosas, opera como sensor.


💬Ver 0 comentarios