¿Qué hace un astronauta cuando se enferma en el espacio?  (horizontal-x3)
Náuseas, vómito o diarrea suelen ser los síntomas más comunes. (Fuente / NASA)

Ser astronauta no es tarea sencilla y menos cuando una enfermedad los aqueja en el espacio, pues las soluciones y los remedios no resultan nada sencillos cuando se está a miles de millas de distancia de la Tierra, por lo que enfrentar algún malestar puede resultar su mayor reto. 

Lo más común que les sucede es sentir náuseas. Esto se debe a que la gravedad cero dificulta a los oídos internos distinguir entre arriba y abajo, además provoca que los líquidos en el cuerpo floten, por lo que entre un 67 y 75% de los astronautas experimentan esta terrible sensación. 

Para ello, la NASA les proporciona unas bolsas especiales para el vómito que pueden ser selladas y, claro, toallas húmedas.

Otro síntoma similar que desarrollan los astronautas es el Síndrome de Adaptación Espacial, que puede provocar mareos, vómitos o diarrea. Algo muy parecido a subirse a un barco. 

Los catarros son el terror para ellos, debido a que las cavidades nasales se drenan en el espacio y, por si fuera poco, estando en órbita los gérmenes desarrollan paredes celulares más fuertes, incluso los virus tienen más resistencia a los agentes que se utilizan para combatir las enfermedades y hasta la capacidad de crear ecosistemas microbios, mejor conocidos como biopelículas. 

Pero hay casos más serios, como cuando se trata de una lesión o una cirugía, ¿qué hacen ante estas circunstancias?

El primer protocolo a seguir es llamar a un médico en la Tierra, que les aconsejará qué deben hacer, pero si se trata de algo más serio, los astronautas tienen la posibilidad de tomar una nave especial de emergencia para regresar a nuestro planeta.

Aunque hasta ahora eso sólo ha ocurrido una sola vez, fue en 1986 cuando el astronauta soviético Vladimir Vasyutin tuvo que regresar porque tenía una infección de próstata. La cirugía todavía no es posible en el espacio.


💬Ver 0 comentarios