(semisquare-x3)
A este fenómeno se le denomina polinia, que es un espacio abierto de agua líquida rodeada de hielo que se forma en los polos (EFE).

En 1970 se registró un extraño fenómeno en la Antártida, luego de que apareciera un enorme agujero de 6,000 millas cuadradas, en la capa de hielo de la zona del mar de Lázarev.

Esto originó la formación de una especie de lago en medio del agua congelada, lo que llamó la atención de la comunidad científica internacional, que no se explicaba por qué, con las duras condiciones climáticas, el hielo se derretía.

Finalmente, se fusionó con el océano abierto una vez que el hielo comenzó a retirarse al comienzo de los meses de verano austral.

A este fenómeno se le denomina polinia, que es un espacio abierto de agua líquida rodeada de hielo que se forma en los polos, algo que no se volvió a repetir hasta 2017, con la peculiaridad de que, en ambos casos, se registró en los meses más duros del invierno antártico.

Sin embargo, un reciente estudio publicado en la revista Journal of Geophysical Research: Atmospheres y dirigido por la científica Diana Francis, de la New York University Abu Dhabi (NYUAD), dice tener la respuesta al fenómeno que fue descubierto por los satélites por primera vez en 1970.

Ante la dificultad para acceder hasta esa región, el equipo tuvo que ayudarse de las observaciones satelitales y datos meteorológicos, logrando descubrir que los ciclones severos crean dos corrientes opuestas que mueven el hielo en dirección contraria, abriendo la polinia en el centro.

Es decir que, al retraerse el efecto aislante de una capa de hielo marino, las polinias permiten que la atmósfera y el océano intercambien calor, impulso y humedad.

Esta situación genera impactos significativos en el clima, al tiempo que el agua cálida que se mantiene en la superficie derrite el hielo marino y evita que se forme hielo nuevo.

En ambos casos (1970 y 2017), se pudo establecer "la aparición de ciclones intensos y frecuentes sobre la bolsa de hielo, bajo un transporte meridional positivo fuerte mejorado del flujo de calor y la humedad hacia la Antártida", señaló Francis.

Según la investigadora, dado el vínculo entre la polinia y los ciclones que se demuestra en el estudio, "se especula que los eventos de polinia pueden ser más frecuentes en climas más cálidos porque estas áreas estarán más expuestas a ciclones más intensos".


💬Ver 0 comentarios