Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

(AP)

La Habana, Cuba - A dos días de que se cumpla el aniversario del letal accidente aéreo que causó la muerte a 112 personas poco después de despegar del aeropuerto internacional José Martí de La Habana, las autoridades cubanas señalaron que las causas del siniestro fueron humanas.

El Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba emitió un escueto comunicado en el cual señala qué provocó que el Boeing 737-200 fletado por Cubana de Aviación cayera a tierra.

“Referente al lamentable accidente ocurrido el 18 de mayo de 2018 con la aeronave B-737-200, matrícula XA-UHZ, de la aerolínea DAMOJH S.A, fletada con su tripulación por la empresa Cubana de Aviación, la Comisión Investigadora determinó, según los datos aportados por los registradores de vuelo (cajas negras) de la aeronave y el resultado obtenido de la caracterización de los estándares aeronáuticos para este vuelo, que la causa más probable del accidente fueron las acciones de la tripulación y sus errores en los cálculos de peso y balance, que conllevaron a la pérdida de control y desplome de la aeronave durante la etapa de despegue”, sostiene la declaración.

“El Instituto de la Aeronáutica Civil de Cuba reconoce la cooperación de todo el pueblo y de las instituciones durante la investigación, así como de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte, el fabricante Boeing de Estados Unidos y la autoridad aeronáutica de México”, concluye el esperado reporte, del cual no se dieron más datos de inmediato.

El sábado, 18 de mayo, se cumple un año de que al filo del mediodía la aeronave arrendada a la empresa mexicana, que cubría la ruta La Habana-Holguín, se estrellara poco después de despegar con 113 personas a bordo, entre ellas seis tripulantes. Sólo una pasajera sobrevivió, la joven cubana Mailén Díaz Almaguer, holguinera y de 19 años de edad al momento del accidente, quien sobrepasó un peligroso y largo periodo de tratamiento intensivo para seguir con vida, a pesar de que sufrió severas quemaduras y la capacidad de moverse por sí misma.

En el accidente de avión murieron en el acto 110 de los pasajeros, seis de ellos tripulantes mexicanos, había cinco extranjeros y el resto eran cubanos, la mayoría de la provincia oriental de Holguín, hacia donde viajaba el avión. En la nave viajaban 58 mujeres y 55 hombres en total, entre ellos cinco niños, y sólo tres pasajeros sobrevivieron al impacto inmediato.

Además de Mailén Díaz Almaguer, lograron salir con vida del avión las féminas Gretell Landrovell Font, habanera, de 23 años, y Emiley Sánchez de la O, holguinera, de 39 años. Las dos murieron con el paso de los días por las heridas sufridas en el accidente.

Mailén no ha tenido comparecencias públicas, más allá de las fotos que postea en Facebook. Medios especializados en temática cubana asegura que vendió su historia para una película, pero no se sabe nadaoficial.

Su familia tiene un pacto de silencio y no habla ni con la prensa estatal cubana. Los partes médicos sobre su condición se descontinuaron hace meses.

La investigación se mantuvo en el acostumbrado manto de misterio en las comunicaciones públicas que adoptan las autoridades cubanas. Incluso sus conclusiones fueron anunciadas sin detalles.

El pasado 14 de marzo de 2019 el Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC) -que lidera las investigaciones sobre el fatal accidente-, anunció que entraban en su etapa conclusiva y afirmó que se cumpliría con el plazo dado por la Organización Internacional de Aeronáutica Civil para acabar con la pesquisa, que era de un año para aeronaves del tipo del avión siniestrado.

Cuba, como país en el que ocurrió el accidente, lideró la investigación, a la cual se unieron las autoridades de aeronáutica de Estados Unidos, por el avión ser de Boeing, y de México, porque la empresa propietaria es mexicana.

De hecho, las cajas negras de la aeronave, que no sufrieron daños, fueron enviadas a Estados Unidos para su evaluación y aportación de datos a la investigación.

La empresa dueña de la aeronave confundió a la opinión pública en un punto de la investigación cuando el 16 de julio de 2018 difundió un comunicado en el que expresó que, según los datos de registro de voz y vuelo de la aeronave, su caída a tierra se debió a un error humano. La compañía buscaba que se su licencia de operación fuera restablecida. El informe confirmó esa teoría.


💬Ver 0 comentarios