El primer golpe lo dio el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, quien hizo pública hoy, lunes, una carta abierta al ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla. (AP/Andrew Caballero-Reynolds)

La Habana, Cuba - La tensa relación entre Cuba y Estados Unidos continuó hoy con su consistente ascenso, cuando los cancilleres de ambas naciones se enfrascaron en un intercambio dialéctico que dejó al descubierto el deplorable estado de las relaciones bilaterales entre estos dos vecinos.

El primer golpe lo dio el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, quien hizo pública hoy, lunes, una carta abierta al ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, exigiendo la libertad del ciudadano cubano José Daniel Ferrer, a quien Estados Unidos considera un defensor de los derechos humanos, pero al cual Cuba señala como un delincuente, que se escuda en la disidencia para ocultar sus actividades delictivas.

“El defensor de derechos humanos cubano, José Daniel Ferrer, ha soportado más de 100 días de encarcelamiento injusto y, en reiteradas oportunidades, ha sido arrastrado, encadenado, golpeado y quemado a manos del régimen al que usted representa. El Gobierno de Estados Unidos se suma a una multitud de voces internacionales que reclaman la liberación inmediata de Ferrer. El Parlamento Europeo, las Naciones Unidas, la Organización de los Estados Americanos, Amnistía Internacional y periodistas, y organizaciones de derechos humanos de países de todo el mundo han condenado el trato que su régimen dispensa a Ferrer y a otros defensores de derechos humanos como él”, escribió Pompeo.

“Esta no es la primera vez que su régimen persigue a Ferrer. Fue encarcelado de 2003 a 2011 por promover la democracia y el respeto de los derechos humanos en Cuba. Los cargos infundados que actualmente enfrenta Ferrer coinciden con un patrón común de acoso, violencia y detenciones arbitrarias contra ciudadanos cubanos que lo único que buscan es promover la democracia y las libertades políticas y económicas que permitirían al pueblo cubano generar prosperidad en Cuba. Criticar las políticas que han hecho retroceder seriamente el desarrollo de Cuba en los últimos 61 años de ningún modo puede constituir un delito”, sostuvo.

“Estados Unidos no olvidará jamás a los valerosos cubanos que ponen en riesgo su vida en pos de una Cuba libre. Hasta tanto haya democracia y respeto de los derechos humanos en Cuba y se libere a todos los presos políticos, Estados Unidos continuará responsabilizando al régimen por los abusos que comete. Por el bien del pueblo cubano y para el progreso de su nación, lo exhortamos a que libere de inmediato a José Daniel Ferrer y dé así el primer paso hacia un futuro más auspicioso para Cuba”, concluyó el jefe de la diplomacia estadounidense.

Rodríguez Parrilla no se quedó con el golpe dado y en su cuenta de Twitter replicó alas expresiones de Pompeo.

“A Sec. de Est. Pompeo no le importa la situación de #DerechosHumanos en #Cuba. Si así fuera, intentaría levantar el bloqueo genocida. Podría ocuparse en #EEUU del seguro médico, derechos de mujeres, afroamericanos, pobres, homeless, migrantes y niños detenidos. Cese ‘travel ban’”, escribió el canciller cubano, quien temprano en la mañana participó en la Conferencia de Desarme de la ONU, además de que intervendrá en el debate de alto nivel de la Comisión Internacional de Derechos Humanos en Ginebra, Suiza.

Allí atacó duramente a Estados Unidos por su política armamentista.

“En el año 2018, el presupuesto militar global ascendió a 1.8 billones de dólares. El gasto militar de los Estados Unidos creció, por primera vez desde 2010, en un 4.6%, hasta alcanzar los 649,000 millones de dólares en 2018. Es alarmante que cada año se inviertan sumas exorbitantes en la industria de la guerra, en lugar de destinar esos recursos a fomentar la paz, a combatir el hambre y la pobreza e implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, dijo el canciller cubano.

“En ese contexto, genera profunda preocupación la conducta del actual gobierno de los Estados Unidos y su estrategia de dominación militar, que mantiene más de 800 bases e instituciones militares en todo el mundo; avanza proyectos de militarización del espacio ultraterrestre y del ciberespacio, y emplea de forma encubierta e ilegal las tecnologías de la información y las comunicaciones para agredir a otros Estados” agregó.

“La comunidad internacional no puede permanecer pasiva ni en silencio ante la amenaza que representa la revisión de la postura nuclear de los Estados Unidos, que reduce el umbral para la consideración del uso de las armas nucleares, incluso en respuesta a las llamadas “amenazas estratégicas no nucleares”, afirmó.


💬Ver 0 comentarios