El gobierno cubano había fijado el crecimiento para el 2019 en un 1.5 por ciento. (EFE/Yander Zamora)

La Habana, Cuba - La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) validó las proyecciones del gobierno cubano que asignan un crecimiento de la economía de un 0.5 por ciento en el 2019, a pesar de las fuertes tensiones provocadas por el recrudecimiento del embargo económico de Estados Unidos y el incumplimiento de los planes de exportaciones de la isla.

En su más reciente informe sobre la economía en América Latina, la Cepal estableció que “en 2018 la actividad económica en Cuba se desaceleró al 1.1 por ciento, en comparación con el ya modesto crecimiento del 1.8 por ciento alcanzado en 2017. Esta menor expansión se debió a la pérdida de dinamismo en los flujos de visitantes hacia Cuba, que se vieron afectados por el impacto del huracán Irma sobre la infraestructura turística a fines de 2017, por las restricciones de viaje impuestas por el Gobierno de los Estados Unidos a sus nacionales y por la realización de un ajuste fiscal moderado. Ello dio lugar a un leve incremento del déficit del Estado, que se situó en un 8.8 por ciento del PIB (8.6% del PIB en 2017)”.

Agrega el organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que “en 2019 la actividad económica se mantendrá en un nivel similar al observado en 2018 en términos reales, con lo cual la tasa de crecimiento será cercana al 0.5 por ciento. Pese a las mejores perspectivas para las exportaciones de bienes, los retos enfrentados por las exportaciones de servicios permiten suponer que 2019 cerrará con un deterioro en el saldo del sector externo. El presupuesto para 2019 proyecta un déficit cercano al 6 por ciento del PIB”.

El gobierno cubano había fijado el crecimiento para el 2019 en un 1.5 por ciento, pero luego revisó la cifra y la ajustó a un “modesto crecimiento” de 0.5 por ciento.

“A pesar del arreciamiento del bloqueo, la Cepal pronostica que la economía cubana no decrecerá en 2019 y estima un crecimiento del 0.5 por ciento, similar al de la región. Seguimos enfocados en mejorar la calidad de vida del pueblo, que es lo verdaderamente importante”, escribió en su cuenta de Twitter el ministro de Economía  y Planificación de Cuba, Alejandro Gil Fernández.

“Esta realidad, reconocida por el organismo internacional en su informe anual, reafirma las proyecciones de la economía cubana para este año y, al mismo tiempo, valida una gestión de Gobierno enfocada en un futuro próspero y, sobre todo, posible”, agrega.

Según el Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2019, se espera que este año el crecimiento económico de América Latina siga una trayectoria descendente y se fije en un 0.5 por ciento, debido a “un contexto internacional conmayores incertidumbres y complejidades y un débil comportamiento de la inversión, las exportaciones y el consumo”.

Cuba lidia con un escenario sumamente complejo, el más difícil en la última década, pues la admnistración de Donald Trump ha tomado importantes medidas económicas para presionar al gobierno cubano e intentar mermar su apoyo al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

Así se restringieron nuevamente los viajes de estadounidenses a Cuba, incluyendo los cruceros, y se puso en ejecución el polémico Título III de la Ley Helms-Burton, que permite demandas en tribunales estadounidenses contra empresas que “trafiquen” con bienes confiscados tras el triunfo de la Revolución.

“Aunque resulta incierto el impacto sobre los emprendimientos existentes que han sido financiados con inversión extranjera directa (IED), la aplicación del Título III a partir de mayo de 2019 genera un desincentivo importante a la hora de atraer nuevos flujos de la IED, que se considera prioritaria para el desarrollo económico de Cuba”, sostiene la Cepal.

“En el marco del plan de la economía para 2019, dado a conocer a fines de 2018, las autoridades cubanas proyectaron un crecimiento cercano al 1 por ciento sobre la base del crecimiento en la manufactura, así como los sectores vinculados al turismo. Sin embargo, ante los efectos del recrudecimiento del bloqueo impuesto por los Estados Unidos sobre los flujos de turismo, la materialización de proyectos financiados por inversión extranjera directa, la formación de capital de los sectores no estatales de la economía y la disponibilidad de insumos para el proceso productivo, la CEPAL proyecta una tasa de crecimiento en torno al 0.5 por ciento” agrega el reporte, que hace comentarios precisos sobre los efectos del embargo económico en la isla.

“Entre los principales efectos del bloqueo se encuentran las pérdidas derivadas de la falta de acceso a mercados internacionales para sus exportaciones, las limitaciones que supone tener que importar bienes y servicios de mercados lejanos, y las restricciones en el acceso a financiamiento productivo debido a la imposibilidad de realizar transacciones financieras por intermedio de entidades estadounidenses”, indica.

“A lo anterior se suma el impacto que la aplicación de la Ley Helms-Burton tendrá sobre la ya reducida inversión extranjera directa, así como sobre el consumo y la formación de capital de los trabajadores por cuenta propia que dependen en buena medida de las remesas enviadas desde el exterior. Como referencia, de acuerdo a estimaciones oficiales, el bloqueo comercial generó pérdidas totales que ascendieron a 4,321 millones de dólares en 2018, cifra equivalente al 4.2% del PIB”, añade.


💬Ver 0 comentarios