Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se reunió con el nuevo presidente cubano. Miguel Díaz-Canel, como preámbulo al inicio de la reunión bienal de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal)

La Habana, Cuba - La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) inicia hoy su reunión bienal, un cónclave que reunirá a delegados de toda la región para tratar temas de desarrollo sostenible y desigualdad, justo cuando Cuba atraviesa un importante periodo de transición política.

El trigésimo séptimo período de sesiones de la Cepal estará encabezado por el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, quien inagurará los trabajos. Guterres llegó ayer al país y, entre otros eventos, se reunió con el nuevo presidente cubano Miguel Díaz-Canel, quien encabeza una importante transición generacional en la estructura política de Cuba.

El Secretario General de la ONU fue paseado por la Habana Vieja, luego depositó flores en el monumento a José Martí en la Plaza de la Revolución, para finalmente reunirse con Díaz-Canel, a quien felicitó por su asunción a la presidencia.

“Ahora vengo a Cuba para la reunión de la Cepal, una organización líder del pensamiento progresista sobre el desarrollo a nivel mundial”, dijo Guterres a la prensa, luego de ser recibido en el aeropuerto por el viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Abelardo Moreno.

Es la segunda visita de Guterres a Cuba, pues vino al país en 1999, cuando era primer ministro de Portugal y asistió a la IX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno. “Guardo recuerdos muy agradables de la hospitalidad cubana”, sostuvo.

A pesar de que el cónclave se inaugura formalmente hoy, los trabajos iniciaron ayer con varios foros sobre inversión en Cuba y la firma de un acuerdo de cooperación entre la Cepal y la Unión Europea para apoyo técnico a países con economías en desarrollo en la región. Además, se dedicaron encuentros sobre la contribución de la Cepal al pensamiento económico y social de la región, y la puesta en práctica de la Agenda 2030 sobre desarrollo sostenible.

Cuba, que ocupará la presidencia rotativa de la organización y fue sede del evento en 1949, dio la bienvenida a la Cepal y sus componentes, lo cual fue agradecido por Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la entidad adscrita a la ONU.

“La Cepal mantiene su compromiso de seguir acompañando a Cuba en su propio y soberano recorrido hacia el desarrollo”, dijo Bárcena, quien distinguió la política económica y social de Cuba por poner al ser humano como el eje central.

“La Cepal, así como el Gobierno de Cuba, han coincidido en señalar en numerosas oportunidades la importancia de un enfoque integral en materia de desarrollo, es decir, un desarrollo en el que avance la economía, con progreso social y respeto al ambiente, lo que da lugar al desarrollo sostenible”, afirmó.

“Como nunca antes los temas de la pobreza, la inmigración, la guerra y la desigualdad son temas globales. El cambio climático y la amenaza que representa para las futuras generaciones es por definición un tema que no reconoce fronteras. Como nunca antes, la humanidad enfrenta la necesidad de cooperar globalmente sobre una base multilateral y de respeto mutuo. Esta es una causa con la cual la CEPAL ha comprometido sus mejores esfuerzos”, agregó.

Por la parte cubana, el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex), Rodrigo Malmierca, agradeció “la cooperación brindada por la Cepal y la coincidencia de enfoques en cuanto al carácter integral del desarrollo en aras de la sostenibilidad económica, social y medioambiental”.

La Cepal es una de las cinco comisiones regionales de la ONU. Fue creada el 25 de febrero de 1948 para contribuir al desarrollo económico de América Latina y reforzar las relaciones económicas de los países de la región, así como para promover el desarrollo social.

El organismo emitió ayer un documento institucional en el cual responsabiliza a la globalización del incremento en la desigualdad en la región, una realidad que ha desembocado en aumentos en la violencia callejera y restrasos en la actualización tecnológica que afectan el desempeño económico de muchos países. La Cepal utilizará el documento “La ineficiencia de la desigualdad” como base para sus discusiones.

“Las brechas y rezagos sociales que sufren hoy los países de América Latina y el Caribe tienen un impacto negativo en la productividad, la fiscalidad, la sostenibilidad ambiental y la mayor o menor penetración de la sociedad del conocimiento. Dicho de otra manera, la desigualdad es ineficiente, es un obstáculo al crecimiento, el desarrollo y la sostenibilidad”, señala la CEPAL en el nuevo documento.

“La región necesita apostar por un gran impulso ambiental como eje estratégico de la política industrial y tecnológica, la creación de bienes y servicios públicos, la transición hacia territorios y ciudades menos segregadas, el avance hacia la economía digital y el cambio en la matriz energética”, sostiene la Cepal.


💬Ver 0 comentarios