La mayor cantidad de casos está en La Habana (833), que ha extremado las medidas de seguridad al ponen aislamientos parciales en los municipios más densamente poblados. (AP / Ramón Espinosa)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

La Habana, Cuba - Las autoridades sanitarias cubanas no relajarán por ahora las medidas de aislamiento social tomadas para controlar la COVID-19, a pesar de que Cuba ha logrado contener la enfermedad y lleva más de una semana reportando por debajo de 20 casos positivos al coronavirus SARS-CoV-2.

Hoy Cuba registró 20 nuevos contagios, 10 en La Habana y 10 en Matanzas, mientras que ayer reportó sólo seis, la menor cantidad desde el 23 de marzo, cuando el Ministerio de Salud Pública (Minsap) anunció ocho positivos y la enfermedad comenzaba a despegar en la isla.

“Si bien Cuba muestra resultados en la lucha contra la COVID-19 con los cuales no estamos satisfechos totalmente, estos nos hacen ver un horizonte… no podemos confiarnos”, afirmó hoy el doctor Francisco Durán García, director de Epidemiología del Minsap.

De las 2,013 pruebas reportadas hoy, 20 resultaron positivas, 19 contactos de casos positivos y 17 de ellos asintomáticos, enfatizó el doctor Durán García, quien llamó en extremar las medidas de prevención y control para “evitar retrocesos”.

El experto explicó que se han hecho 75,142 pruebas en los laboratorios habilitados en el país, de ellas 1,830 han dado positivo al SARS-CoV-2, que causa la COVID-19.

Indicó que hasta el momento “se mantienen 366 casos activos, de ellos 357 con evolución clínica estable, tres críticos y seis graves y no hubo fallecidos este miércoles”. Cuba acumula 79 muertes hasta el momento.

Durán García explicó que el pasado fin de semana arrancó un extenso proyecto para hacer pruebas a personas aparentemente sanas en la comunidad, mediante el sistema de detección creado por científicos cubanos, por lo que esperan detectar más casos y cerrar el cerco a los contagios en la isla.

El éxito de la contención cubana, que incluye el cierre total de sus fronteras, ha permitido que en las provincias de Mayabeque, Cienfuegos, Santa Clara, Las Tunas, Granma y Guantánamo no haya pacientes hospitalizados en este momento.

La mayor cantidad de casos está en La Habana (833), que ha extremado las medidas de seguridad al ponen aislamientos parciales en los municipios más densamente poblados de la capital cubana, Centro Habana y Habana Vieja.

Es probable que el pico haya ocurrido en Cuba, eso lo sabremos cuando acabe la situación epidemiológica de la COVID-19, pero bajar la guardia provocaría un alza más grande en el número de infectados”, dijo Raúl Guinovart, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, en el popular programa televisivo Mesa Redonda.

“Diremos cuándo sucedió el pico el día que superemos al actual coronavirus, ya ha ocurrido uno, pues tuvimos un incremento en la cantidad de infectados activos y luego varios días con más altas médicas que nuevos casos, tendencia que prevemos continúe”, señaló el doctor en ciencias, quien preparó los escenarios estadísticos de la propagación de la enfermedad.

“Se han arreciado medidas en determinadas zonas, la capital se define como el centro de la epidemia. El 27 de abril se comenzó a notar el efecto del adelanto de medidas estatales, el trabajo preventivo en la salud pública y el transporte, así como la conjunción de las diversas acciones conjuntas, pero si se baja la guardia podría haber otro pico”, puntualizó.

Un grupo de expertos matemáticos, físicos y epidemiólogos cubanos realizan previsiones y manejan resultados en tiempo real, para definir si Cuba se mantiene en uno de los escenarios trazados para la pandemia.

Esos escenarios son tres: el más favorable, con un pico de 1,000 positivos, el segundo con 2,000 o más y el tercero con 4,000 o más.

“En el escenario más favorable previmos el pico alrededor del primero de mayo”, comentó el científico.

Durán García sostuvo que “decir que llegaremos a cero pacientes de la COVID-19 en un momento determinado es muy difícil y extremadamente arriesgado, y no creemos que lleguemos a hacerlo”.

Explicó que sí existe la certeza de que la enfermedad podrá ser controlada y se evitará sea un problema de salud con la envergadura de hoy, y que, en algún momento, “de manera responsable, se irán levantando determinadas restricciones, porque la vida sigue, y en ese momento se mantendría la vigilancia y el tratamiento de las personas diagnosticadas”.

El especialista manifestó que cuando se abra la frontera y entren extranjeros, “las medidas de control sanitario internacional deben ser rigurosas, porque si bien en el país se ha logrado el control de la enfermedad, habría que ver cómo se manifiesta en el mundo”.

El experto dijo que la esperanza que existe en el mundo es que el verano y el sol detengan la transmisión, junto con una vacuna que debe existir para el año que viene y que dejaría inmunidad.

Como buena noticia, se refirió un reciente estudio de un posible tratamiento basado en un anticuerpo queneutraliza el SARS-CoV-2, realizado por el Instituto de Investigación Biológica de Israel, que no es una vacuna, sino un anticuerpo que pudiera mejorar la evolución de los pacientes, aún en fase de prueba.


💬Ver 0 comentarios