En Cuba hay 1,649 positivos. (EFE)

La Habana, Cuba - El presidente cubano Miguel Díaz-Canel llamó al país a no confiarse en la lucha contra el COVID-19 y puso como ejemplo el contagio masivo registrado en un hogar de personas sin hogar en La Habana, el cual quebró la curva descendente de infectados y trajo consigo el día de más casos de la enfermedad reportado en la isla desde el 11 de marzo, cuando se anunció el primer positivo.

El jefe de Estado indicó que no hay espacio para la confianza y el descuido, tras un evento que el sábado registró 58 positivos, de los 74 informados por el Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap) ese día.

El incidente ocurrido en el Centro Provincial de Atención Social en el municipio habanero de Cotorro, donde se atiende esencialmente a deambulantes, ha dejado hasta 84 positivos en total y varios muertos, lo que lo convirtió en el foco de contagio más grande ocurrido en Cuba desde que se desató la emergencia.

El evento se reportó, igualmente, en momentos que Cuba experimentaba un marcado descenso en sus positivos, lo cual quebró la curva de reducción que llenó de esperanzas a las autoridades cubanas.

“No podemos dar paso a la chapucería, ni a la falta de sensibilidad para atender un problema, para exigir porque se cumpla con las medidas que se han orientado, porque eso detiene el trabajo, detiene el avance, echa por tierra el esfuerzo de la mayoría, y nos pone en una condición más compleja”, dijo Díaz-Canel en su reunión diaria para enfrentar la pandemia.

“Por seis días consecutivos –destacó- tuvimos en el país menos casos de enfermos que ingresaban al sistema de atención que altas médicas, por lo tanto, todas las curvas habían entrado en los pronósticos más favorables para el comportamiento de la enfermedad. La ocurrencia de este hecho, además de cambiar el comportamiento que llevaba la enfermedad en el país, nos puso en el día que más casos positivos hemos confirmado”, agregó el mandatario al referirse al caso del centro de atención social.

El presidente cubano recordó que este es el segundo incidente de este tipo, pues previamente se registró un contagio masivo en el Hogar de Ancianos #3 de la ciudad de Santa Clara, que en su momento también cambió el comportamiento que llevaba la enfermedad en el país, pues dejó sobre 50 contagios y provocó varias muertes.

“Cada vez que sucede algo como esto, hay que ajustar de nuevo los pronósticos, hacer valoraciones de en qué momento entramos o no, y hay que esperar nuevamente para definir cuándo será el pico más alto de la enfermedad. Esto nos sirve de lección, porque no podemos confiarnos ni siquiera en los momentos en que hemos tenido puntos de inflexión en el comportamiento favorable de la pandemia”, mantuvo Díaz-Canel, quien llamó a seguir preparándose para “el peor de los momentos”.

“El manejo que hemos hecho de la epidemia ha tenido su principal éxito en que no hemos llegado a ningún punto de saturación, ni de colapso de los hospitales, mucho menos de la llamada zona roja, y se ha podido atender de forma diferenciada a cada caso”, apuntó.

Cuba terminó esta semana con más pacientes recuperados de la COVID-19 que casos activos, mientras se mantiene la tendencia favorable en los escenarios previstos por los especialistas para el comportamiento de la pandemia, aunque el gobierno insiste en no descuidar el cumplimiento de las medidas de prevención.

Al cierre de las 12:00 de la noche del sábado, 2 de mayo, en la isla se habían recuperado 827 personas, quienes, de acuerdo con el protocolo cubano, deben permanecer aun 14 días en aislamiento en sus hogares tras ser dadas de alta.

Durante esta semana, excepto por el caso del centro de atención a deambulantes, en el país se mantenía la tendencia de menos casos de enfermos que ingresaban al sistema, que las altas médicas, por lo que todas las curvas habían entrado en los pronósticos más favorables para el comportamiento de la enfermedad.

Cuba informó hoy de 38 nuevos casos positivos a la COVID-19, lo que representa el 1.9 por ciento de las más de 2,000 pruebas realizadas el sábado, para un acumulado total de 1,649 positivos. De esos 38 casos, 36 son de La Habana, provincia que se ha convertido en el mayor foco de contagios en la isla.

Hoy se reportó otro fallecido, un hombre con antecedentes de alcoholismo que vivía en el centro social del Cotorro. El país acumula 67 fallecidos y una tasa de letalidad del 4.1 por ciento por cada 100,000 habitantes, lo que ubica a Cuba en el puesto 12 en las Américas y por debajo de la media mundial, que en estos momentos es de 7.2 por ciento.

Francisco Durán García, director de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, repitió que el 46.8 por ciento de los casos son asintomáticos, lo cual hace a esta enfermedad tan compleja de contener.

“El 98.3 por ciento de los casos activos con COVID-19 mantienen una evolución clínica estable y casi la mitad de los confirmados hasta el momento han sido asintomáticos”, afirmó Durán García.


💬Ver 0 comentarios