Bruno Rodríguez Parrilla señaló, además, que la administración estadounidense emprende una cruzada contra la cooperación médica cubana en distintas latitudes. (AP / Richard Drew)

La Habana, Cuba - Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores, declaró hoy que ha quedado demostrado que los gobiernos de Cuba y Estados Unidos pueden convivir dentro de sus diferencias.

“Lo que sí está claro es que en la misma manera en que no nos amedrentamos bajo amenazas de ninguna naturaleza, no admitiríamos chantaje alguno tampoco en el plano diplomático”, sostuvo.

Hace algunos años se avizoraba un camino largo hacia la normalización de relaciones entre ambos gobiernos, pese a las enormes y profundas diferencias entre el imperialismo y la Revolución; pero el elemento nodal de las relaciones está determinado por la aplicación brutal de un bloqueo genocida, el cual nunca ha sido levantado”, refirió en el marco de los cinco años de las reanudación de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

Rodríguez Parrilla señaló, además, que la administración estadounidense emprende una cruzada contra la cooperación médica cubana en distintas latitudes, lo que constituye “un acto aborrecible” que priva a decenas de miles de personas del acceso a estos servicios.

“Se aplican también medidas no convencionales contra el suministro de combustible a la Isla, y cada día hay nuevas acciones que recrudecen el bloqueo, el sistema de sanciones más largo e integral que se ha aplicado en la historia contra pueblo alguno”, resaltó el diplomático.

Rodríguez Parrilla aseguró que aun en estas circunstancias de mayor confrontación, hay un curso inevitable hacia cambios en la política de Estados Unidos contra Cuba.

“El mundo reconoce que la Revolución cubana juega un papel especial en su simbolismo, en su capacidad de influencia política, su firmeza, su actitud siempre ética, al punto de que el país norteamericano se ve obligado a echarle a la Isla la culpa de todos los males”, manifestó.

“Hay una coyuntura internacional compleja en la cual hay una tendencia progresista irreversible, y la Revolución cubana ha tenido y va a seguir teniendo un peso más allá de las dimensiones de la Isla”, refirió el canciller.

“El mundo avanza inevitablemente hacia un sistema de relaciones internacionales más multilateral, frente al intento de Estados Unidos de imponer un orden unilateral, supremacista, que la historia ya ha ido sacando del juego”, concluyó en unas declaraciones hechas a la prensa cubana en la reunión de cierre de año del parlamento cubano.


💬Ver 0 comentarios