ALejandro Gil Fernández, ministro de Economía y Planificación, anunció que para 2020 se estima que las exportaciones crezcan un 3.7 por ciento debido a un mejor comportamiento del turismo. (EFE / Felipe Trueba)

La Habana, Cuba - Las autoridades cubanas prevén para el próximo año un crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) en torno al uno por ciento, lo cual aseguran coincide con lo proyectado para la primera etapa (2019-2021) de lo que el gobierno llama el "Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030".

Alejandro Gil Fernández, ministro de Economía y Planificación, afirmó hoy a los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) reunidos en su sesión de cierre de año en el Palacio de Convenciones de La Habana, que "a pesar de que las condiciones no son las mismas, no se renunciará a esa meta, y se alcanzará con la búsqueda de alternativas".

En presencia del presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y de Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el ministro anunció que para 2020 se estima que las exportaciones crezcan un 3.7 por ciento debido a un mejor comportamiento del turismo, y de productos como el níquel, el tabaco, el azúcar, el ron, el carbón vegetal, la miel y los biofarmacéuticos.

"Se prevé el arribo de 4,5 millones de visitantes internacionales y crecer los ingresos del turismo con un índice de ocupación del 53 por ciento", informó.

De acuerdo con Gil Fernández, "se trata de la locomotora de la economía cubana y por ello se apuesta por aumentar la calidad y competitividad, disminuyendo el componente importado para aumentar la ganancia neta del país".

Comentó que a pesar de lo anterior todavía no se aprecian crecimientos significativos de nuevos rubros exportables, vía primordial para alcanzar el desarrollo real de la economía nacional.

Manifestó que para el 2020 los análisis han partido de la identificación de los ingresos en función de generar bienes y servicios que incrementen los montos para priorizar la producción de alimentos, combustibles, los pagos de deudas y el financiamiento de la industria nacional.

"Como directiva, se estableció ajustarse a los recursos disponibles para no incrementar la espiral de endeudamiento, no deteriorar la relación del saldo final de las cuentas por cobrar en el exterior y asegurar el equilibrio monetario interno", sostuvo.

Respecto al consumo de combustibles, ratificó la necesidad del ahorro mediante el consumo de alrededor de ocho millones de toneladas de combustible, de las cuales tres millones (38 por ciento) serán de producción nacional y se utilizarán fundamentalmente para la generación de electricidad, puntualizó Gil Fernández, quien resaltó que la generación de electricidad se incrementa un 3.3 por ciento.

Sobre la inversión extranjera, destacó que "se ratifica su importancia para el desarrollo y se evalúan más de 50 nuevos proyectos, incluyendo algunos directamente en actividades productivas de gran importancia para el país, priorizando la exportación y el encadenamiento productivo con la industria nacional".

Cuba atraviesa una intensa crisis económica, que ha causado que cierre el 2019 con .5 por ciento de crecimiento, medio punto por debajo de la proyección original de 1.0 por ciento.

La causa principal de la crisis es la política de cerco económico de Estados Unidos, que ataca al turismo y al flujo de combustibles.


💬Ver 0 comentarios