La posición de Díaz-Canel expresa una realidad social en Cuba que muy pocos se han atrevido a manifestar con tanta crudeza. (EFE/Jason Szenes)

La Habana - El gobierno cubano reconoció el racismo como un problema social que mantiene profundas raíces en la isla, por lo que se creó un programa nacional dirigido a coartar las manifestaciones racistas y discriminatorias por razones de raza u origen étnico, el cual responderá directamente al presidente Miguel Díaz-Canel.


💬Ver 0 comentarios