"Clandestina" es el primer sello de moda independiente de la “Mayor de las Antillas”. (Suministrada)

La Habana - La marca de diseño cubana “Clandestina” abrió una tienda temporal en Nueva York y a finales de mes tendrá otra en Washington DC, lo cual es todo un hito en momentos en que Cuba y Estados Unidos atraviesan un tenso momento en sus relaciones bilaterales.

El primer sello de moda independiente de la “Mayor de las Antillas”, con sede en un pequeño negocio privado en la Habana Vieja, es una de las experiencias más exitosas surgidas en el emergente sector de emprendedores cubanos.

Las creaciones están disponibles hasta el 24 de junio en The Canvas by Querencia Studio (Brooklyn, Nueva York). También abrirán una tienda “pop-up” (efímera o emergente) del 17 al 19 de junio, en el espacio Dacha Beer Garden, de Washington.

Clandestina, que ya tiene una tienda online para entregas en Estados Unidos y ha colaborado con el gigante informático Google, salta por primera vez a las ventas físicas en el mercado estadounidense, uno de los más potentes en el área de la moda.

Primera semana en Nueva York. Gracias por la cálida acogida. Esto es solo el comienzo”, dijeron en sus redes las fundadoras de la marca, la cubana Idania del Río y la española Leire Fernández, quienes además diseñarán y crearán productos en las tiendas, y presentarán en su espacio a músicos cubanos.

Bolsas, gorras y alrededor de una decena de camisetas con diferentes mensajes estampados, entre otros artículos, se ofrecen a la venta con el sello Clandestina, que se especializa en adaptar ropa de segunda mano y personalizar t-shirts con frases que parodian las consignas políticas de su país o bromean sobre la realidad cubana, entre ellas “99% diseño cubano”, “Resistir y Vencer”, “Nada es Perfecto”, “Se Acabó el Drama” y “Actually, I’m in Havana”.

También se puede elegir lucir una camiseta con giros del lenguaje coloquial del cubano como “Asere ya, gracias” o “Estoy pa ti. Bueno no sé. Igual no”, está última una frase que según las diseñadoras simboliza las cambiantes relaciones entre Washington y La Habana.

“Queremos traer la energía que hay en Cuba y que tenemos en nuestra tienda en La Habana aquí, a Nueva York, y la de un colectivo de creadores que están intentando poner el diseño cubano a nivel global y lo están consiguiendo”, dijo Fernández a la agencia EFE.

Las emprendedoras establecieron su tienda de diseño en La Habana a comienzos de 2015 cuando inició el deshielo entre Cuba y Estados Unidos. Fue uno de los negocios invitados a reunirse con Barack Obama durantesu visita a la isla.

En 2017 Clandestina pasó de sólo vender sus productos en un pequeño local habanero a comercializarlos online para todo el mundo, y llamó la atención de la prestigiosa revista de modas Vogue, que le dedicó un artículo anunciándola como una marca que “está creando debate en Cuba”.

En noviembre de 2018, organizaron junto a Google la pasarela “País en Construcción”, para lanzar en el Museo Nacional de Bellas Artes (La Habana) una nueva colección de ropa y accesorios.

Las creadoras del proyecto han demostrado capacidad para sortear los vaivenes de la política oficial hacia los negocios privados, el embargo norteamericano, las  regulaciones aduanales de Cuba, y pagar las altas tarifas, ya que todos los productos son diseñados en La Habana, pero se importan de Estados Unidos.

Ahora, las crecientes restricciones de la administración de Donald Trump al comercio con Cuba, ponen en riesgo el terreno ganado por los emprendedores y negocios como Clandestina durante el acercamiento entre los expresidentes Barack Obama y Raúl Castro. Sin embargo, la apertura de las tiendas temporales en dos importantes ciudades norteamericanas tiene optimistas a las dueñas de Clandestina.

“Hay una oportunidad para el diseño cubano, para el cubano en general, de decir: OK, este modelo existe, esta gente lo ha hecho, es posible. Una ventanita de aire fresco, esperanza”, dijo Idania del Río.


💬Ver 0 comentarios