MS Braemar tiene cinco pacientes con coronavirus confirmados. (AP)

La Habana, Cuba.- El crucero británico MS Braemar, que por días navegó sin rumbo al no encontrar un puerto que lo admitiera, ancló hoy, martes, en aguas de Cuba, con cinco personas que dieron positivo al coronavirus COVID-19.

Las autoridades cubanas informaron que el crucero llegó en horas de la mañana y espera para atracar en algún momento en el puerto de Mariel, bajo fuertes medidas de seguridad.

“Puedo confirmar que el crucero entró a aguas territoriales cubanas en las primeras horas de la mañana de hoy y atracará en el puerto de Mariel. En el crucero se han reportado cinco casos confirmados con el nuevo coronavirus. En coordinación con las autoridades británicas se procederá al retorno seguro, inmediato, de los viajeros al Reino Unido”, expresó el Juan Antonio Fernández Palacios, director general de la Dirección General de Comunicación, Prensa e Imagen de la Cancillería cubana.

“El traslado de los pasajeros se realizará mañana, miércoles, de modo directo, desde el puerto del Mariel, hasta la pista del Aeropuerto Internacional José Martí, para abordar cuatro vuelos charter dispuestos por las autoridades británicas. Hemos tomado todas las medidas para el traslado seguro, hospitalario y expedito de los pasajeros y tripulantes de la embarcación. Son estos tiempos de solidaridad y cooperación, y así lo estamos haciendo, conforme a la tradición humanista y solidaria de nuestro pueblo”, agregó el diplomático.

La empresa Fred Olsen Cruise Lines, dueña del MS Braemar, emitió un comunicado en el cual sostiene que el barco está anclado a cinco millas del puerto y que temprano mañana, miércoles, cuando todos los aviones hayan llegado a Cuba, se moverá al puerto, para comenzar la operación de evacuación de personas al aeropuerto de la capital cubana.

La empresa explicó que todos los pasajeros en condiciones de viajar serán regresados al Reino Unido en los vuelos, que deben partir en la tarde del miércoles, pero que los casos graves se quedarán en Cuba para ser tratados.

No se dieron detalles de las condiciones en que se quedarán en suelo cubano las personas enfermas, si la tripulación también se irá en los vuelos o sólo los pasajeros, y cómo se procederá con los viajeros no británicos que hay en el barco, que incluye a ciudadanos de Canadá, Australia, Bélgica, Colombia, Irlanda, Italia, Japón, Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega y Suecia.

“Nuestro equipo continúa trabajando para organizar todos los detalles para el regreso seguro al Reino Unido de los pasajeros del crucero Braemar en estrecha cooperación con las autoridades cubanas y la compañía Fred Olsen”, posteó en su cuenta de Facebook la embajada británica en Cuba.

La aceptación de Cuba generó una ola de diversas reacciones, desde ciudadanos que apoyan la posición del gobierno cubano de brindar ayuda humanitaria a un barco en problemas, hasta la preocupación de que ciudadanos de la isla acaben enfermándose en la operación.

“Si bien hay personas en ese crucero enfermas y en periodo de incubación, nuestro país cuenta con los recursos, medios y conocimientos necesarios para realizar una operación exitosa, y que los pacientes no le transmitan la enfermedad a ninguna de las personas que van a estar en contacto con ellos”, sostuvo José Raúl de Armas, jefe Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap).

“El Minsap se ha preparado delicadamente con todos los recursos, tanto materiales, como humanos y tecnológicos, para hacer una operación de evacuación rápida, precisa, que resuelva la situación que tiene este crucero, que otros países han negado el acceso, para que ellos puedan ser trasladados a sus países. Tenemos la seguridad que con la preparación que hemos tenido, se resolverá esta situación crítica, que conlleva el riesgo de enfermarse, y que puedan continuar a su destino”, agregó.

El MS Braemar mantiene 25 pasajeros y 27 tripulantes en aislamiento por tener síntomas parecidos a la influenza, entre ellos un médico. Cinco de ellos tienen confirmado el diagnóstico de positivo al nuevo coronavirus, declarado como pandemia por la Organización Mundial de la Salud.

Los pacientes no son sometidos a pruebas para detectar el coronavirus desde el pasado 10 de marzo, cuando atracó en Curazao, donde los cinco casos fueron detectados. Desde entonces la nave viaja por el Caribe buscando un puerto y se teme que muchos de esos casos sospechosos den positivos a la enfermedad.

En la nave viajan 682 pasajeros y 381 tripulantes.


💬Ver 0 comentarios