La Casa Blanca afirmó que la FCB es parte del gobierno cubano. (EFE/Michael Reynolds) (semisquare-x3)
La Casa Blanca afirmó que la FCB es parte del gobierno cubano. (EFE/Michael Reynolds)

La Habana - El acuerdo para la transferencia de jugadores cubanos desde la Federación Cubana de Béisbol (FCB) hacia el sistema de Major League Baseball (MLB) recibió hoy un fuerte zarpazo desde la Casa Blanca, que lo liquidó al sostener que violenta el embargo o bloqueo económico.

Un alto oficial de la Casa Blanca dijo a periodistas acreditados en Washington que la decisión de la administración de Obama de considerar a la FCB como un ente separado del gobierno cubano, consideración que permitió que la MLB recibiera una licencia para firmar el pacto con Cuba, será sustituida por una directriz que va en la dirección contraria.

Esa determinación del gobierno de Donald Trump convertiría en inoperante el acuerdo entre la FCB y la MLB firmado el pasado 19 de diciembre de 2018, ya que sacaría del juego a las autoridades del béisbol en Cuba, quienes son los representantes de los jugadores antillanos.

El oficial anónimo dijo a los periodistas que MLB fue informada del “peligro” de hacer negocios con Cuba y que el acuerdo firmado aumenta el “tráfico de personas” del gobierno cubano, lo cual niegan ambos firmantes, que señalan todo lo contrario.

El anuncio salió horas después de que John Bolton, asesor de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump, expresó en su cuenta de Twitter que “Cuba quiere usar a los jugadores de béisbol como peones económicos, vender sus derechos a las Grandes Ligas. El pasatiempo nacional de Estados Unidos no debe permitir el apoyo del régimen cubano a Maduro en Venezuela”.

Fue el primer zarpazo directo desde la Casa Blanca al acuerdo, el cual ha sido duramente criticado desde su anuncio en diciembre pasado por congresistas cubano-americanos como el senador Marco Rubio.

La acción de hoy representa otra acción concreta desde Washington hacia Cuba, que vio la semana pasada cómo se sancionaba a las empresas que llevan petróleo a la isla desde Venezuela y mira con recelo las intenciones de Estados Unidos de activar el Título III de la Ley Helms-Burton, el cual permitiría demandas en tribunales estadounidenses contra compañías extranjeras con negocios en suelo cubano.

La FCB reaccionó de inmediato al mensaje de Bolton, al señalar que “el acuerdo con MLB busca frenar el tráfico de seres humanos, fomentar la cooperacióny elevar el nivel del béisbol. Cualquier idea contraria es falsa noticia. Los ataques con motivación política contra el Acuerdo logrado perjudican a los atletas, sus familiares y a la afición”, pero no ha opinado sobre los informes del peligro de muerte del pacto.

MLB y la FCB anunciaron el pasado 19 de diciembre de 2018 la firma de un acuerdo para permitir la contratación de peloteros cubanos en las ligas profesionales de Estados Unidos de manera legal y consensuada, de modo que se reduzcan las posibilidades de que los jugadores isleños dejen su país de manera ilegal para probar suerte en el extranjero.

MLB se apoyó en una licencia otorgada por el gobierno estadounidense bajo la administración de Barack Obama, que consideró a la FCB como un ente no gubernamental, pero la administración actual considera que no es así, que se viola el bloque económico y que el acuerdo enfrenta su política de presión económica contra Cuba por su apoyo a Venezuela.

El pacto no ha sido puesto en marcha formalmente, pues no ha ocurrido ninguna firma de jugadores bajo su cobija. El primer paso recién se dio la semana pasada, cuando Cuba publicó la lista de 34 peloteros menores de 25 años que están disponibles para ser contratados en Estados Unidos.


💬Ver 0 comentarios