Se trató de la conmemoración del “Día del Perro en Cuba”, una convocatoria hecha por diversas organizaciones de defensa de los animales que ha marcado todo un hito en el periodo revolucionario.

La Habana, Cuba - Varios centenares de personas desfilaron animadamente, portando carteles y acompañados de sus perros, por las calles de La Habana en una imagen que podría ser natural en cualquier país del mundo, pero que en Cuba ha tomado un matiz distinto, pues se trata de la primera ocasión conocida desde el triunfo de la Revolución que una organización no gubernamental recibe permiso para hacer una manifestación pública en el país.

Se trató de la conmemoración del “Día del Perro en Cuba”, una convocatoria hecha por diversas organizaciones de defensa de los animales que ha marcado todo un hito en el periodo revolucionario, donde las manifestaciones por grupos no gubernamentales, sobre todo para exigir derechos, están reguladas y no había sido permitidas en la historia reciente del país.

Los defensores de los derechos de los animales marcharon con sus perros de todo tipo por las calles del céntrico barrio de Vedado en La Habana, para anclar en las inmediaciones del Cementerio de Colón, lugar en que está enclavada la tumba de la estadounidense Jeannette Ryder, quien el 27 de octubre de 1906 fundó el Bando de Piedad, una organización para velar por los derechos de los niños, animales y plantas.

El lugar es venerado por los protectores de los animales en Cuba, pues allí se registró una historia de esas mágicas, pues en 1931, al morir Ryder, fue sepultada en el cementerio y su perro Rinti se negó a abandonar la tumba por días, donde falleció eventualmente al no querer comer ni beber nada.

La tragedia provocó que sobre la tumba de Ryder, quien creó un hospital para animales y combatió la utilización de las bestias para tiro y carga, se construyera una lápida escultórica con la figura de Rinti sobre ella, como vigilando los restos de su protectora. 

El espacio se ha convertido en una especie de centro de peregrinación para los defensores de los animales en la isla y el domingo, Día del Perro en Cuba, es usual que pupulen por allí diversas personas a presentar sus respetos en unión a sus mascotas.

En esta ocasión, sin embargo, los planes fueron más allá y la joven Beatriz del Carmen Hidalgo-Gato Batista, una estudiante de comunicación pública de 21 años, logró que, a través de su publicación especializada e independiente “El Arca”, se diera permiso para realizar una marcha a favor de los derechos de los animales.

Ese permiso ha sido considerado histórico, debido a que es la primera vez en tiempos recientes que un ciudadano cubano cuenta con la autorización del gobierno para hacer una manifestación de este tipo.

No es que en Cuba no hayan manifestaciones pro derechos humanos. Las hay, como por ejemplo está la marcha de la comunidad gay, pero son organizadas por entidades gubernamentales, como este caso, que la arma un centro especializadodirigido por Mariela Castro Espín, hija del expresidente Raúl Castro Ruz.

“Espero que esta marcha sea un antes y después en la historia de la protección de los animales en Cuba y esperamos el año que viene y muchos años más, estar aquí”, dijo Hidalgo-Gato Batista al dirigirse a los participantes de la manifestación, que se convirtió en un reclamo para la adopción de una ley de protección de los animales en Cuba.

Los defensores de los animales en la isla esperaban que la nueva Constitución, que se proclamara el próximo 10 de abril, hiciera referencia directa al tema, pero no lo consiguieron, por lo que la marcha de hoy es su primer esfuerzo a escala para levantar la discusión.

“Yo esperaba que la Constitución estableciera una protección directa, no se logró, pero seguiremos luchando por la ley y por la protección de los animales desamparados”, dijo Laura, quien andaba en medio de la manifestación junto a su perrita salchicha Canela.

Las pancartas de los marchantes expresaban mensajes como “¡No al maltrato animal!”, “¡Los animales también tienen derechos!” y “¡Por una sociedad sin violencia di no al maltrato animal!”y se coreaba sin cesar la consigna “¡Súmate! ¡Súmate!”.

“Queremos una ley contra el maltrato animal”, expresó Hidalgo-Gato Batista. 

El apoyo a una legislación de esta índole es amplio en Cuba, donde todavía los animales de carga son usados como transporte o como apoyo a labores agrícolas, entre las que se encuentran el arado y la carga.

Si bien no existe una ley específica, el Estado cubano mantiene campañas de esterilización y desparasitación gratuitas, así como servicios veterinarios básicos, aunque sostiene la práctica de sacrificar los animales realengos y no hay delitos específicos de maltrato animal.

Los defensores de los animales quieren más protección, entre ellos el conocido cantante Silvio Rodríguez, quien estuvo entre los manifestantes en unión de su hija Violeta.

“Estoy totalmente de acuerdo con una ley de protección de animales y quizás debió señalarse el asunto más claramente en esta Constitución, que se va a ratificar ahora, pero se dejaron las puertas abiertas para hacer leyes y tomar medidas al respecto, yo estoy muy de acuerdo en que se haga”, expresó Rodríguez a los periodistas.

“Hay que tomar en cuenta que somos un país que no tenemos ni maquinaria para muchas cosas… hay que tomar en cuenta las necesidades del país. Por ejemplo, si uno viaja al interior, uno se da cuenta de que en gran medida lo que son las guaguas en La Habana, allá son carros tirados por caballos. Hay zonas donde no hay tractores todavía, que se utilizan los bueyes, o sea, estos son necesidades que atienden problemas tan fundamentales como la alimentación.  Son cosas a los que no debemos cerrar los ojos”, explicó el cantautor.

“Ahora, una cosa es que se usen los animales para trabajos y presten un servicio, y otra es maltratar. Creo que ambas ideas se pueden conciliar y tomar medidas con todos los animalitos que andan sueltos, que no hay que matarlos, sino ponerles condiciones para que sobrevivan, desparasitarlos y tratarlos como animales que son. Estoy muy de acuerdo con que esto se haga, por eso estoy aquí apoyándo la manifestación”, agregó.

Lograr la aprobación de una ley de protección de animales será una larga batalla en la isla, donde el proceso legislativo es lento y el proceso parte de lo discutido en los congresos del Partido Comunista de Cuba. Lo cierto, sin embargo, es que su lucha ha dado un paso gigantesco y ha abierto una puerta que este país estuvo cerrada por décadas, la de manifestaciones ciudadanas no vinculadas al Estado.


💬Ver 0 comentarios