Los estudiantes alegan que por 27 meses no han recibido su dinero (semisquare-x3)
Los estudiantes alegan que por 27 meses no han recibido su dinero. (Imagen tomada del vídeo)

La Habana, Cuba - Estudiantes de medicina procedentes de la República del Congo armaron una manifestación que se tornó violenta para reclamar el pago de sus estipendios mensuales, una acción que es ilegal en Cuba y por lo cual el gobierno ordenó la intervención de las fuerzas de seguridad.

El Ministerio de Salud (Minsad) confirmó el inusual incidente en una nota oficial.

“En los últimos días se han venido produciendo algunos incidentes por parte de becarios de la República del Congo, que cursan estudios en la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, asociados a dificultades que ha afrontado el Ministerio de Educación Superior de su país, en estos momentos, para pagarles su estipendio”, dice el comunicado del Minsad.

“El lunes, 8 de abril, los incidentes adquirieron formas violentas, lo que requirió la intervención de las fuerzas del orden público, que han estado protegiendo las residencias estudiantiles donde los becarios se encuentran”, agrega.

“El Ministerio de Salud Pública, al tiempo que ratifica su compromiso solidario en la formación de profesionales y técnicos de todos aquellos países que lo requieran, especialmente del continente africano, reitera que tales indisciplinas no serán permitidas y se adoptarán las medidas pertinentes en correspondencia con la legislación vigente en nuestro país”, concluye la declaración.

En Cuba, este tipo de protestas usualmente son desarticuladas antes de que ocurran por los aparatos de seguridad, que suelen enterarse antes y previenen las manifestaciones, las cuales requieren de un permiso de las autoridades que siempre es denegado si se trata de temas no vinculados a convocatorias gubernamentales. De hecho, la primera manifestación no gubernamental autorizada en Cuba se dio el domingo pasado sobre el tema del maltrato de animales.

Los estudiantes de medicina del Congo se mantienen en huelga desde hace unas semanas, sin asistir a clases y reuniéndose en lugares abiertos, como protesta por la falta de pago de sus estipendios por parte del Ministerio de Educación de Superior de su país.

Los estudiantes alegan que por 27 meses no han recibido su dinero y que la situación está causando una crisis humanitaria entre los varios cientos de jóvenes que vinieron a Cuba becados para estudiar medicina. También exigen mejores condiciones en sus viviendas, alimentación adecuada y acceso a internet sin restricciones.

La situación tomó notoriedad pública cuando la semana pasada un grupo de estudiantes llegó con sus vestimentas de médicos a manifestarse en un terreno vacío al lado de la Embajada del Congo en Cuba, localizada en el exclusivo barrio de Miramar.

La situación fue manejada en calma por las fuerzas de seguridad y los estudiantes se retiraron pacíficamente. La zona fue acordonada y un fuerte contingente de policías la vigila.

El lunes, sin embargo, la falta de respuesta enconó a los estudiantes, quienes intentaron romper las medidas de seguridad antimanifestaciones establecidas por las fuerzas de seguridad en la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana.

El hecho provocó que surgiera la violencia y la unidad especializada antimotines de la policía llegó al lugar. Vídeos captados por usuarios de redes sociales muestra la movilización de policías y se ve cuando un agente saca su arma de reglamento para intentar controlar a dos estudiantes, uno de ellos forcejeaba con un oficial en el piso.

La zona amaneció acordonada al día siguiente y en calma, y el gobierno del Congo sigue sin dar señas sobre el dinero adeudado a los estudiantes, muchos de los cuales son de bajos recursos económicos y vienen a Cuba para hacerse de una carrera de forma gratuita.

La presencia de los estudiantes congoleños en Cuba responde a un programa de becas que la isla ofrece a estudiantes de países del tercer mundo, las cuales son financiadas en parte o en su totalidad por esos gobiernos o por organismos internacionales, como la ONU.

No es el primer incidente de este tipo con estudiantes extranjeros que tienen problemas por pago de recursos desde sus países de origen. Hace unos meses, estudiantes kenianos se quejaron de las condiciones que vivían en el país y de la falta de apoyo de su gobierno. La situación se complicó cuando un estudiante que, supuestamente, padecía de depresión, se quitó la vida en un incidente que no ha sido aclarado por las autoridades de ambos países.

En el 2010, una intervención policial similar fue requerida para aplacar una protesta de estudiantes paquistaníes que estudiaban en Matanzas, incidente que provocó que varios de ellos fueran expulsados del programa.


💬Ver 0 comentarios