Los boricuas tendrán que seguir su alistamiento rumbo a los Juegos Panamericanos de Lima a finales de julio. (semisquare-x3)
Los boricuas tendrán que seguir su alistamiento rumbo a los Juegos Panamericanos de Lima a finales de julio. (Benjamín Morales Meléndez)

La Habana - Después de imponer el ritmo durante los primeros compases del partido, la selección masculina boricua de voleibol cedió en cuatro parciales frente a su similar de Cuba, y terminó en el segundo puesto de la Copa Challenge de la Confederación Norte, Centroamérica y del Caribe (Norceca), la cual ofreció un solo cupo a la Final Mundial clasificatoria a la Liga de Naciones.

Al triunfo del primer set por 25-21, le sucedieron reveses sucesivos con pizarras de 15-25, 15-25 y 25-27, que sentenciaron la suerte del joven elenco dirigido por Manuel “Wito” Acevedo.

Sobre la cancha del Coliseo de la Ciudad Deportiva de La Habana los boricuas comenzaron a desplegar un juego muy efectivo, con buena defensa y agresividad en el servicio, pero sin demasiada presión, al no saberse favoritos, factores que se unieron para una victoria parcial que en cierta forma sorprendió a especialistas y al público.

Sin embargo, la euforia inicial se diluyó ante el empuje del representativo local, superior, no sólo en estatura y potencia, sino también en experiencia, aspecto que pesó demasiado en el desenlace del segundo y tercer set, según comentó a El Nuevo Día el capitán del equipo, Pelegrín Vargas, quien volvió a guiar el peso ofensivo con un aporte de 17 unidades.

“Me voy súper orgulloso de este equipo y de todos mis compañeros, pues no regalamos nada, Cuba tuvo que ganarnos. La inexperiencia nos afectó después de hacer las cosas bien en el inicio, pero demostramos que tenemos carácter y estamos listos para asumir retos más grandes, que fue unos de los objetivos con los que llegamos aquí”, dijo el joven de apenas 20 años y por primera vez titular en una selección nacional.

Muy difícil resultó para los atacadores boricuas superar un bloqueo cubano, de notable estatura y muy bien colocado, responsable de marcar 20 unidades. Tampoco lo tuvieron fácil los receptores, pues los cubanos lograron subir a la pizarra una docena de puntos con el servicio, aspectos que lastraron las opciones de triunfo.

Individualmente fue Marlon Yan el causante de los mayores dolores de cabeza para la defensa boricua, pues firmó una veintena de puntos, de ellos siete desde la línea de saque.

El equipo cubano tiene mucho nivel y es muy difícil cuando está dominando, pero demostramos de qué estamos hechos en ese cuarto set, que se nos escapó de las manos. Supimos reaccionar y eso es importante”, añadió Vargas.

Pocos pensaron que después de caer con amplias ventajas en mangas sucesivas, el equipo boricua daría una emocionante batalla, pero los muchachos cerraron filas, lograron conservar la ventaja durante casi todo el set y los errores, mayormente en la elección de ataque para los puntos decisivos, les impidieron ganar el “tie break”.

“Cuando vimos su partido con México supimos que el equipo cubano no estaba en su mejor momento, porque lógicamente están en una etapa temprana de preparación, y por eso nos planteamos dar un buena batalla, a pesar de que no contábamos ahora con nuestras principales figuras”, dijo tras el partido Acevedo, no muy contento con la decisión arbitral en el último punto, pero satisfecho con el despliegue de sus muchachos.

“Fue un partido muy entretenido, quizás mucho más competitivo de lo que la gente pensó. Pelegrín Vargas, nuestro capitán, dio una muestra de carácter, y otros también jugaron muy bien el torneo. Para mí lo más importante fue comprobar que hay jugadores que están listos para sumarse al primer grupo y aportar. Nos faltaron detalles, que ellos tienen que adquirir con experiencias como estas, para jugar al máximo nivel. Son cosas que también se tienen que trabajar con el primer grupo, pero me voy complacido, porque estos le dieron un buen partido al principal equipo de Cuba en La Habana, que siempre ha sido uno de los lugares más difícil para ganar”, sentenció el estratega.

Mientras que el equipo cubano marchará en septiembre hacia Eslovenia para participar en la Final Mundial clasificatoria para la Liga de Naciones, los boricuas tendrán que seguir su alistamiento rumbo a los Juegos Panamericanos de Lima a finales de julio, donde tal vez muchos de estos jugadores vuelvan a verse las caras.


💬Ver 0 comentarios