El temblor fue en el oriente cubano, una zona acostumbrada a la actividad sísmica. (USGS)

La Habana, Cuba - El Servicio Sismológico Nacional de Cuba reportó hoy que un temblor de magnitud 4.6 se registró en el oriente cubano, una zona acostumbrada a la actividad sísmica.

La agencia estatal publicó en su sitio que en horas de la tarde de este domingo en Santiago de Cuba se sintió un sismo perceptible, el número siete con esa categoría este año en el archipiélago, y sin que se reportaran daños humanos y materiales.

“A las 4:47 p.m. del 17 de mayo de 2020, la Red de Estaciones del Servicio Sismológico Nacional Cubano registró un sismo reportado como perceptible, localizado en las coordenadas 19.728 grados de Latitud Norte y los -76.460 grados de Longitud Oeste, a una profundidad de 5 km. El mismo tuvo una magnitud de 4.6 Richter, ubicado a 20 km al sur-suroeste de la localidad de Chivirico, municipio de Guamá, provincia de Santiago de Cuba. Este es el sismo perceptible número 7 del año 2020”, sostuvo el organismo en su comunicado.

“Hasta el momento se han recibido reportes de perceptibilidad de los municipios de Guamá, Tercer Frente y Santiago de Cuba, de la provincia de Santiago de Cuba, así como de los municipios de Bayamo y Bartolomé Masó de la provincia de Granma. Al cierre de la información no se reportaban daños materiales ni humanos”, agrega.

El sismo formó parte de una seguidilla de pequeños movimientos telúricos en la zona.

La Red de Estaciones Sismológicas Nacional registró 21 sismos, algunos perceptibles por la población en la población de Santiago, entre ellos dos fuertes.

A las 4:49 p.m. se registró el sismo de magnitud 4.6, luego, a las 6:41 p.m., se detectó un sismo de magnitud 4.2 en la misma zona.

Enrique Diego Arango Arias, vicedirector del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas, dijo que esta sismicidad se corresponde con una activación de un segmento de la falla oriente al sur de Guama, en Santiago de Cuba, y hasta el momento no se reportan daños materiales ni humanos y se efectúan monitoreos para evaluar esta actividad sísmica anómala.

Arango indicó que en este momento se realizan mediciones con equipos de sistemas de satélites de navegación global para conocer el desplazamiento de la corteza terrestre tras el sismo de magnitud 7.7 ocurrido el 28 de enero en el Caribe occidental, lo cual puede ser la razón de los movimientos ocurridos en el oriente cubano..

“Los datos se recogerán durante varios días para después ser procesados con información de otras estaciones situadas dentro y fuera de Cuba”, comentó.


💬Ver 0 comentarios