Roberto Fonseca.

LA HABANA, Cuba.- Los más jóvenes jazzistas cubanos se atreven a mezclas que parecían imposibles para los artistas más puristas, como la música urbana, la electrónica y las sonoridades tradicionales. En el escenario de la “Mayor de las Antillas”, destaca Roberto Fonseca, quien el pasado fin de semana estrenó en concierto su último disco compacto, que estará en el mercado el 18 de octubre. 

Fonseca fue un niño prodigio, que ya a los 15 años firmó un CD (En el comienzo) considerado en Cuba el “Mejor Álbum de Jazz” de 1999, y desde 2001 giró internacionalmente como pianista del Buena Vista Social Club.

Como productor tiene una nominación al Latin Grammy por el Mi sueño (2007), de Ibrahim Ferrer, mientras que como artista independiente fue nominado a los Premios Grammy 2014 en “Mejor Álbum de jKazz Latino” por su disco Yo.

Yesun es el noveno fonograma de su carrera, y le sigue a su álbum ABUC (2016), ganador del Cubadisco y cuya tema “Family” fue considerado por The New Yor Times como uno de los mejores de ese año.

El estreno mundial fue en Fábrica de Arte Cubano en una sala de conciertos repleta. Según explicó Fonseca, el nombre del disco es un juego de palabras con los nombres Yemayá y Oshún, deidades de origen africano, porque el artista reconoce tener mucha conexión con lo espiritual.

Allí el gobierno de Francia lo distinguió como Oficial de las Artes y las Letras por ser un “talentoso multi-intrumentista y prolífico compositor, director artístico esencial que trasciende los límites de la música en muchos campos”, según el embajador en Cuba de ese país europeo, Patrice Paoli.    

Fue una actuación muy enérgica en la que Roberto Fonseca pasó del piano tradicional, a los teclados y el vocoder, inmejorablemente acompañado por los otros integrantes del formato de trío que predominó en esta producción: el baterista Ruly Guerra y el bajista Yandy Martínez.

Como en el disco, el concierto contó con invitados de lujo, como el saxofonista Javier Salva y la rapera cubana Danay Suárez, ganadora de una Gaviota especial en el Festival de Viña del Mar. En la grabación de Yesun también participaron el trompetista franco-libanés Ibrahim Maalouf y el saxofonista norteamericano Joe Lovano.

El nuevo trabajo de Fonseca trae 13 temas, entre ellos “Kachucha”, “Mambo pa la niña” y “Motown”, donde el artista se atreve a cantar por primera vez en algunos, y que con la base de la música cubana hace una mezcla muy desprejuiciada entre ritmos antiguos y contemporáneos.

El disco ya cuenta con un vídeo musical del sencillo “Aggua”, que combina el característico “tumbao” de la salsa cubana con mambo, rumba, un signo que recorre todo el CD donde además hay contribuciones de música electrónica, hip hop e incluso reguetón, al que considera “un ritmo de una fuerza increíble”.

“Es muy importante el estreno mundial de uno de los discos que más he querido hacer, el primero que sale del deseo de compartir mi conocimiento e inspiración, es mi manera de componer, de filosofar a través de la música y de compartirla con mi gente”, dijo a la prensa.

Desde el seis de noviembre Fonseca se embarcará en una gira europea que incluye conciertos en Francia, Holanda, Bélgica, España, Alemania y Reino Unido.


💬Ver 0 comentarios