(semisquare-x3)
Foto de la zona del accidente. (Agencia EFE)

La Habana, Cuba - Poco después de que las autoridades cubanas anunciarán que la investigación sobre las causas del accidente aéreo ocurrido el 18 de mayo del pasado año en La Habana estaban casi concluidas, Maylén Díaz Almaguer, la única sobreviviente del siniestro, mostró sus ansias por conocer cómo ocurrió el siniestro.

La joven de 21 años, que aún se recupera de las graves secuelas físicas que le dejó el accidente, expresó en la red social Facebook su tristeza y escribió: “Por fin vamos a saber las causas de tanto dolor”, en referencias a las 112 víctimas fatales del suceso, entre ellos su esposo, con quien había contraído nupcias hacia poco más de un año.

El pasado 14 de marzo las autoridades de la aeronáutica civil de la Isla anunciaron que los motivos del letal accidente serían anunciados en breve, pues la comisión gubernamental conformada para llevar a cargo la investigación había concluido la modelación del perfil del vuelo, que se estrelló en las inmediaciones del aeropuerto Internacional José Martí, arrendado por Cubana de Aviación a la compañía mexicana Global Air para cubrir la ruta entre La Habana y la provincia de Holguín.

Además de los seis miembros de la tripulación mexicana, entre los pasajeros del vuelo estaban dos turistas argentinos y una mexicana, y dos saharauis residentes en la isla caribeña. 

Después de las primeras labores de rescate llegaron tres personas con vidas a las instituciones médicas cubanas, pero sólo Maylén logró sobrevivir y actualmente se mantiene bajo tratamiento de recuperación, al cual parece haber respondido satisfactoriamente, a juzgar por las fotografías que habitualmente cuelga en su muro de Facebook en compañía de sus familiares más cercanos.

Con cada una de sus publicaciones, seguidos con interés tanto fuera como dentro de Cuba, Maylén ha encontrado incontables muestras de afecto y apoyo de todos sus seguidores, quienes la consideran una guerrera y hacen votos por su total recuperación. 

No obstante, sus palabras sobre la investigación han generado un debate y algunos foristas le han convidado a demandar a la compañía bandera de la aviación cubana y a cuestionar la veracidad de los resultados de la investigación llevada a cabo por el gobierno y autoridades extranjeras.

Las pesquisas, en las que participaron expertos de México y los Estados Unidos –por tratarse de una nave Boeing 737-200 de fabricación norteamericana-, fue liderada por el Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC) y en ella se analizaron los datos de las dos cajas negras del avión, por lo que se pudieron establecer con exactitud importantes variables, como como la velocidad, altura, giros, potencias de los motores y posibles fallas técnicas de la aeronave.

Según declaró a la prensa Armando Daniel López, presidente de la IACC, la Organización de la Aeronáutica Civil Internacional (OACI) asigna un año para concluir la investigación de un accidente para un avión de este tipo.

Después de aproximadamente diez meses de iniciada la recopilación de evidencias, la comisión gubernamental creada ratificó que se cumplirán los plazos establecidos, pues ya ha comenzado la formulación definitiva de los resultados.


💬Ver 0 comentarios