Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Los estudiantes van a recibir las mismas materias que se imparte en las escuelas de circo, actuación, pantomima y animación de títeres.
Los estudiantes van a recibir las mismas materias que se imparte en las escuelas de circo, actuación, pantomima y animación de títeres.

La Habana, Cuba - Las escuelas de arte cubanas añadirán una nueva modalidad a su amplia lista de opciones, al abrir una institución que se dedicará exclusivamente a la formación de payasos.

La “Escuela Nacional de Clown”, como se le conocerá, formará artistas integrales de todo el país y quedó abierta en la ciudad de Las Tunas, al oriente de la isla.

La iniciativa responde a la iniciativa del grupo Teatro Tuyo, buque insignia de este arte en Cuba, y contó con el respaldo de otras personalidades de la cultura cubana, según el diario Granma.

La matrícula inicial del primer curso de la especialidad está conformada por nueve estudiantes de la provincia sede y las también orientales de Guantánamo y Granma.

La primera clase fue escogida tras un riguroso proceso de selección, tendrá un periodo formativo de dos años y medio, con un plan de estudio flexible, pero muy exigente, que les permitirá graduarse como el actor total que debe caracterizar al clown, dijo el diario oficial en su parte.

Ernesto Parra, director de Teatro Tuyo, dio a conocer que la matrícula nunca excederá los diez estudiantes, porque recibirán una atención  personalizada.

left
left

Explicó que los estudiantes van a recibir las mismas materias que se imparte en las escuelas de circo, actuación, pantomima y animación de títeres.

“Se combinan cuatro especialidades y se le suma la prestidigitación. Quiere decir que es una formación muy completa y eso impide que podamos tener una matrícula de 15 o 20 estudiantes”, abundó.

 Sobre el claustro de profesores, indicó que está integrado por los propios actores del grupo y por educadores de la escuela profesional de arte especializada El Cucalambé.

Parra apuntó que los jóvenes, los cuales de manera simbólica ya recibieron su nariz de payaso, participarán en el proceso creativo del grupo pero, esencialmente, en la dimensión comunitaria de su trabajo.