Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Benicio del Toro (der.) comparte con Jorge Perugorría durante la edición 2018 del Festival Internacional de Cine de Gibara. (ACN / Juan Pablo Carreras)
Benicio del Toro (der.) comparte con Jorge Perugorría durante la edición 2018 del Festival Internacional de Cine de Gibara. (ACN / Juan Pablo Carreras)

La Habana, Cuba - Benicio del Toro viajó a esta capital para mantenerse al tanto del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, confirmó a este diario una fuente cercana a la organización de la prestigiosa competencia.  

El cotizado actor boricua se paseó hoy por el Hotel Nacional, sede de las principales actividades teóricas de la edición 41 del evento decano en la cinematografía de la región, que exhibe unas 300 películas hasta el próximo 15 de diciembre.

En esta edición 41 del Festival de Cine de La Habana, el actor puertorriqueño no tiene prevista ninguna conferencia de prensa ni presentación de alguna película suya en particular, sino ponerse al día con sus amistades del medio en Cuba y participar en otras actividades del Festival como “un cinéfilo más”.

Del Toro le ha cogido el gusto a esta isla, porque este año trascendieron públicamente sus visitas a Cuba al menos en dos ocasiones, primero en abril cuando fue visto en la Galería-Taller Gorría (GTG), un espacio dedicado al arte cubano contemporáneo en La Habana Vieja, creado por su amigo el actor y pintor cubano Jorge Perugorría.

Luego, en julio, recibió un premio “Lucía de Honor” en el XV Festival Internacional de Cine de Gibara (FIC Gibara), al noreste del país, en un evento que ya lo tiene como asistente habitual al punto que en 2018 celebró allí los 20 años del filme de culto “Fear and Loathing in Las Vegas”.

También Del Toro es una habitual del Festival de La Habana, donde el año pasado presentó la película “Sicario II: Día del soldado”, la secuela del filme “Sicario”, en el cual personifica a un matón que trabaja para un equipo especializado antidroga.  

En aquella ocasión respondió a El Nuevo Día que aprovecha “cualquier oportunidad de venir a este Festival a presentar mis películas, me monto en esa bicicleta”. Las razones, dijo, es porque es un evento importante y porque además “en la filmación de ‘Che’ hice muchas amistades en Cuba, que ya son familia... Vivo en Estados Unidos y pedir permiso no es fácil para llegar hasta aquí”.

El evento tradicionalmente ha sido un punto de contacto cultural entre Cuba y Estados unidos, pero también ha sufrido las consecuencias de las tensiones diplomáticas y económicas entre el gobierno de Donald Trump y el de Miguel Díaz-Canel Bermúdez.  

“Lamentablemente no habrá mucha presencia de invitados ni películas norteamericanas, siempre tratamos de tenerlos, pero esta vez no ha podido: el bloqueo es fuerte y eso se refleja en el programa de festival”, dijo el presidente del evento Iván Giroud en la conferencia de prensa previa su inicio.

Sin embargo, Del Toro no deja escapar oportunidad de viajar a la “Mayor de las Antillas”, adonde viajaron por estos días otras personalidades de renombre en el cine internacional como los actores argentinos Ricardo Darín y Gastón Pauls, el brasileño Wagner Moura (quién también presenta su primera película como director), y los reconocidos cineastas Karim Aïnouz y Atom Egoyan.