Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Vista de una de las calles de Centro Habana, en La Habana (Cuba). (EFE)
Vista de una de las calles de Centro Habana, en La Habana (Cuba). (EFE)

La Habana, Cuba - El Parlamento cubano elegirá la próxima semana al nuevo primer ministro del país, en una sesión legislativa de cierre del 2019 que atenderá temas económicos y de la reforma gubernamental estipulada en la nueva constitución puesta en marcha este año.  

Homero Acosta,  secretario de la Asamblea Nacional del Poder Popular y del Consejo de Estado, afirmó hoy que las sesiones del Parlamento fueron convocadas para los días 20 y 21 de diciembre, en las cuales se dará respuesta y continuidad a las disposiciones transitorias de la nueva Constitución de la República.

“Esto se expresa, por ejemplo, en la propuesta de cronograma legislativo que se presentará a los diputados y en la votación de las leyes de Organización y funcionamiento de la Asamblea Nacional del Poder Popular y del Consejo de Estado; y de Organización y funcionamiento de las Asambleas Municipales del Poder Popular y de los Consejos Populares”, comentó a la prensa.

Acosta señaló, además, que tendrá lugar durante los trabajos legislativos la designación del primer ministro, a propuesta del Presidente de la República, y de los viceprimeros ministros, secretario y el resto de los miembros del Consejo de Ministros. Cuba no tiene un primer ministro desde que se puso en ejecución una nueva constitución en 1976.

Durante esos dos días, los parlamentarios aprobarán la reorganización de los gobiernos municipales y recibirán información sobre el estado de la economía y sus proyecciones.

El 17 y el 18 de diciembre las comisiones legislativas efectuarán  reuniones ordinarias de trabajo, en las que se abordarán temas vitales, como la actualización de la situación epidemiológica del país y el cumplimiento de las medidas adoptadas a nivel de país para afrontar la crisis energética.

Como antesala a los dos días de sesiones, el jueves, 19 de diciembre, los parlamentarios recibirán información por Alejandro Gil, ministro de Economía y Planificación; y de Gustavo Rodríguez, ministro de Agricultura.

De hecho, Gil expresó hoy que el país debe centrar los esfuerzos principales en el desarrollo de un turismo que genere mayores ingresos, de un proceso inversionista capaz de asumir cuanto antes sus gastos, y de un sector empresarial con verdadera autonomía y eficiencia.

Gil intervino en la apertura de la Jornada Científica Anual del Instituto Nacional de Investigaciones Económicas (INIE), donde recordó que en 2019 se aprobaron 28 medidas dirigidas al fortalecimiento de la empresa estatal socialista, como eslabón fundamental de la economía; sin embargo, aún no se ha logrado un aprovechamiento óptimo de tales disposiciones.

Dijo que “sin olvidar tampoco la falta de divisas y combustible tenemos que resolver con más rapidez la disminución del componente importado en el turismo, en aras de que no haya que destinar las utilidades a tales demandas, máxime cuando se aspira hasta el 2030 a una dinámica de crecimiento en esa rama, para lo cual se hacen inversiones”.

Expresó que “si no trasformamos esta matriz productiva, estaremos ante un crecimiento empobrecedor, que no aporta riquezas al país, y por eso no basta con la cantidad de visitantes extranjeros y de habitaciones, debemos priorizar los turistas-días, lo que aporta al PIB, y crear las condiciones para que las empresas nacionales y el sector no estatal puedan ofertar al turismo, y cada vez disminuir el componente importado con una mayor calidad en el servicio”.

Señaló que “la eficiencia en el proceso inversionista es una asignatura pendiente; hoy se invierte muy por debajo de lo que el país requiere para incrementar su tasa de crecimiento, y no hay correspondencia entre el financiamiento y la amortización, más cuando se extienden los cronogramas de ejecución, aumentan los gastos, la inversión no rinde y después hay que solicitar créditos para pagarla”.