Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

A pesar de las medidas del gobierno, 4,703 personas entraron a Cuba el domingo. (Archivo / GFR Media)
A pesar de las medidas del gobierno, 4,703 personas entraron a Cuba el domingo. (Archivo / GFR Media)

La Habana, Cuba - Las autoridades cubanas intentaban a todo vapor de sacar a los más de 40,000 turistas que quedan en la isla, antes de que se ponga en vigor la restricción fronteriza que impedirá, a partir de mañana, martes, a los extranjeros entrar a esa nación como medida para contener la propagación del coronavirus.

El Aeropuerto internacional José Martí, de La Habana, estaba este lunes atestado de viajeros que buscaban abordar los últimos vuelos disponibles a ciudades de Europa, América Latina, Estados Unidos y Canadá.

Las filas eran enormes y los trabajadores en los mostradores no daban abasto para las peticiones de cambio o los intentos de viajeros de encontrar un boleto de regreso.

“Esto es una locura aquí, nunca ha día visto algo parecido. No damos abasto y la gente quiere resolver su problema, pero los espacios están limitados”, indicó a El Nuevo Día una oficial de una línea estadounidense, que prefirió no identificarse.

El movimiento responde a las directrices dadas por el gobierno cubano el viernes pasado, que dieron 72 horas para comenzar un control fronterizo mediante el cual los extranjeros no podrán venir a Cuba a menos que sean residentes de la isla.

El presidente Miguel Díaz-Canel informó en ese reporte que en Cuba quedaban sobre 70,000 turistas que debían salir del país a razón de 13,000 diarios, pero las últimas cifras oficiales sostenían que quedaban el domingo en Cuba la friolera de 43,873 viajeros y habían salido 10,250.

A pesar de las medidas del gobierno, 4,703 personas entraron a Cuba el domingo: 783 extranjeros, 460 emigrados (cubanos con estatus migratorio no oficial) y 3,460 cubanos residentes en el exterior.

Las restricciones fronterizas ordenadas por Díaz-Canel no impiden a los viajeros extranjeros quedarse en Cuba a partir de mañana, pero sí les advierten que deben mantenerse en hoteles seleccionados por el Estado y someterse a seguimientos médicos.

Los viajeros se exponen, además, a quedar varados por más de 30 días, pues la mayoría de las aerolíneas han suspendido los vuelos por disposiciones en su país de origen, como pasa con las españolas y las italianas.

“Estoy tratando de salir y cortar mis vacaciones. Es obvio que no tomé la decisión correcta en venir aquí en medio de esta emergencia, fue una metida de pata. No culpo a Cuba, ellos están tratando de cuidar a su gente. Volveré a casa a cuidarme, porque esto es serio”, dijo el italiano Marco Gaglione.

Para los cubanos o extranjeros residentes que decidan regresar, tendrán que someterse a un aislamiento de 14 días. De hecho, esa determinación se puso en vigor el pasado sábado.

La decisión de someter a aislamiento a quienes regresan no les ha causado mucha gracia a los residentes, a quienes el gobierno cubano les recordó hoy que podrían ser procesados penalmente y encarcelados entre tres meses y ocho años de no someterse a las medidas preventivas de salud.

Luis Alexander Ochoa, vicepresidente primero de la Corporación de la Aviación Cubana, comentó que está garantizando todo el personal necesario para la vigilancia epidemiológica y que todos los pasajeros que arriben al país sean controlados.

Recordó que todo el personal que entre por frontera a partir de mañana será evacuado, por lo que la transmisión deja de estar circulando a nivel de los pasajeros que entran a Cuba y se corta la cadena epidemiológica.

“Ya se incrementó en todos los aeropuertos nacionales el pesquisaje de quienes salen de cada provincia, además de que se tomó la decisión de realizar una limpieza general en el interior de todas las aeronaves cubanas que aterricen en cualquier territorio del país”, explicó Ochoa.

“Todos los aeropuertos están preparados para recibir las operaciones, con sus salas de aislamiento y sus protocolos de actuación en caso de ser detectado un sospechoso del virus”, dijo.

Víctor Valera, guía especializado en alemán y ruso, declaró a la Agencia Cubana de Noticias que el operativo para el regreso de turistas a sus naciones se efectúa de manera muy organizada a lo largo de la cadena hotelería-transporte terrestre-aeropuerto.

Valera señaló que los guías enfatizan, en la asistencia a cada viajero, la información oportuna, para que no cunda el pánico, ante la compleja situación y circunstancias como la cancelación de vuelos.

Al cierre de ayer, 22 de marzo, se confirmaron en Cuba cinco nuevos casos de COVID-19, para un total de 40.

Los casos son un ciudadano ruso de 45 años, que arribó al país el 12 de marzo procedente de Francia. El día 20 comenzó con síntomas y el 21 fue enviado por las autoridades del hotel donde se hospedaba a los servicios de salud. Su estado de salud es crítico.

Igualmente, dio positivo un ciudadano francés de 57 años, que arribó al país el 9 de marzo procedente de Francia. Comenzó con síntomas el 17 de marzo y acudió al hospital en Santa Clara el día 19, donde fue hospitalizado y su estado de salud es estable.

A ese caso se suma una ciudadana cubana de 91 años, residente en La Habana, que tuvo contacto con cuatro turistas canadienses diagnosticados con COVID-19. Su estado de salud es estable.

Igualmente, un ciudadano cubano de 57 años, de Holguín, y quien arribó al país el 16 de marzo procedente de España, está hospitalizado en condición estable.

Otro ciudadano cubano de 31 años y quien volvió a la isla el 14 de marzo procedente de España, presentó los síntomas yfue hospitalizado el día 19. Su estado de salud es estable.

De los 40 pacientes diagnosticados con la enfermedad, 35 presentan evolución clínica estable y se mantienen reportados tres casos graves; uno de ellos un cubano de 63 años, con antecedentes de hipertensión arterial, diabetes y cardiopatía, quien se encuentra en estado crítico y con ventilación asistida.

Además, un paciente italiano de 71 años, con antecedente de enfermedad pulmonar Obstructiva Crónica. Su reporte es de grave-estable.

A esos dos casos se suman el paciente ruso de 45 años, que tiene antecedentes de diabetes y se encuentra reportado de crítico con pronóstico reservado.

En Cuba, hasta el 22 de marzo, se encuentran ingresados en los centros de aislamiento 1,036 pacientes, de ellos 531 sospechosos de coronavirus. Otras 37,788 personas se vigilan en sus hogares por el sistema de atención primaria de salud que existe en Cuba.

A nivel mundial se han confirmado 305,275 casos en 164 países, con 12,942 fallecidos y una letalidad de 4.21%. La Organización Mundial de la Salud reporta 97 países con transmisión. En la región de las Américas se encuentran afectados 31 países y 11 territorios de ultramar. Se han confirmado 32,206 casos y 404 fallecidos.