Yared Vázquez antiende un paciente en medio de la emergencia del COVID -19. (Suministrada)

Washington.- Con lo que han visto en sus oficinas y en las calles de Florida central en estos días de emergencia, los médicos puertorriqueños Nelson Medina y Yared Vázquez coinciden en su diagnóstico: la respuesta oficial y ciudadana al coronavirus ha sido deficiente.

La comunidad boricua, dijeron, no se ha tomado suficientemente en serio la amenaza de la propagación del virus y las autoridades de Florida, a su vez, han sido lentos en limitar la actividad pública no esencial.

“Para controlar esto no puede haber ‘libertinaje’ social… No es solo aplastar la curva de crecimiento de casos, sino de tirarla hacia abajo para que nadie más se infecte”, indicó Medina, neumólogo de profesión.

Medina mencionó que un empleado puertorriqueño de su oficina narró como recientemente en un lugar público gente se burló de él por llevar guantes y mascarilla.

“Definitivamente hay gente que no entiende”, sostuvo.

Vázquez, internista, dijo que aún ve demasiadas personas en los comercios de la zona de Orlando y consideró que el gobierno debe ser más contundente y ordenar a la gente quedarse en casa y limitar sus salidas. “Esto no son unas vacaciones”, agregó.

Hasta la tarde del martes, Florida había reportado sobre 1,400 casos de coronavirus y 18 muertes. Más de 150 de los casos positivos son de Florida central, principalmente del condado de Orange, con base en Orlando.

Una de las medidas más restrictivas en Florida central la puso en marcha el alcalde del condado de Orange, Jerry Demings, quien implantó, desde el pasado viernes, un toque de queda de 11:00 p.m. a 5:00 a.m.. Los doctores consideraron que la orden de quedarse en casa debe abarcar más tiempo y ampliarse en la región.

Contrario a cerca de 15 estados, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, ha resistido la idea de ordenar a la gente quedarse en casa, excepto para salidas esenciales y empresas de servicios críticos. El lento paso que ha tenido en disminuir la actividad pública en el estado ha sido criticado por los principales medios del estado, como el Miami Herald y el Orlando Sentinel.

No fue hasta el pasado fin de semana que DeSantis prohibió el uso de los comedores de los restaurantes, que ahora solo pueden servir comida para llevar, y cerró las playas.

En arroz y habichuelas

Los doctores Medina y Vázquez fundaron la página de internet de Facebook Rice and Beans Doctors, desde la cual buscan orientar en un lenguaje claro a los ciudadanos de la Floridacentral, donde residen sobre 500,000 boricuas, sobre asuntos claves, como la emergencia que causa la pandemia del coronavirus.

Como sucede por todos lados en Estados Unidos y Puerto Rico, los doctores indicaron que se enfrentan a la escasez de ventiladores, y equipo de protección personal, como batas, mascarillas y guantes.

Junto a la tarea de salvar vidas está la obligación de velar porque no colapse el sistema de salud, con una abrumadora cantidad de pacientes, dijeron.

“Desde la semana pasada he visto más casos en el área de Orlando”, sostuvo el neumólogo Medina, al acentuar, a su vez, la escasez del reactivo que permite completar una prueba de detección del coronavirus.

Para hacerle frente a la falta de equipo de protección personal, Medina sostuvo que los hospitales tratan de controlar el número de los profesionales de la salud que tiene contacto con un paciente, pues en muchas ocasiones son cinco, entre doctores y enfermeras y enfermeros.

Por cada visita a un paciente, el trabajador de la salud tiene que desechar la bata, mascarilla y guantes que utiliza.

A los jóvenes que se creen que este es un virus que solo tiene efectos graves en las personas de más edad, el neumólogo llamó la atención a que tiene un paciente de coronavirus de 27 años y otro de 36 que ha tenido que ser entubado a un ventilador. “Esto es un virus que tiene el potencial de enfermar a todo el mundo”, agregó Medina.

Pese a que lamentan que los gobiernos de Florida, el estatal y los locales, hayan sido lentos en limitar las reuniones públicas, los médicos boricuas creen que la suspensión de las operaciones de atracciones turísticas como Disney, Universal y Sea World, puede haber ayudado inmensamente a evitar una mayor propagación del virus.

“Eso pudo evitar que Florida fuera el próximo epicentro después de Nueva York”, dijo el neumólogo Medina.

Los doctores indicaron que lo ideal es que la gente piense que puede portar el virus y que la personas con las que se encuentra también. Por ello, subrayaron, es momento de mantener una distancia de seis pies de otras personas, quedarse en la casa lo más posible y lavarse las manos frecuentemente.

Vázquez, en ese sentido, dijo que el mensaje a la opinión pública tiene que ser contundente y que los artistas, además de ofrecer conciertos a través de la internet, pueden ayudar a elevar el mensaje a través de sus plataformas para acentuar que en este momento la prioridad es “minimizar los riesgos”.


💬Ver 0 comentarios